Sindicatos peruanos demandan cumplimiento de promesas

Lima. PL. | 16 de Noviembre de 2011 a las 00:00
La defensa del proceso de reformas sociales que vive Perú frente a las presiones de la derecha, destacó este miércoles en la inauguración del XIII Congreso de la Confederación General de Trabajadores (CGTP). El acto, sus discursos y lemas coincidieron también en el rechazo a las políticas neoliberales ante la crisis económica internacional, por su carácter contrario a los intereses de los trabajadores y los pueblos. El secretario general de la CGTP, Mario Huamán, a cargo de la disertación central, señaló que en un contexto de crisis ante la cual el poder transnacional pretende eliminar los derechos y conquistas de los trabajadores, Perú ha logrado elegir un gobierno progresista. Señaló que desde su inicio, el pasado 28 de julio, la nueva administración ha dado señales de cambio, pero es acusada por la derecha recalcitrante que no se resigna a perder sus privilegios. Ese sector pretende cercar al gobierno del presidente Ollanta Humala, para impedir que cumpla sus compromisos con el pueblo y los trabajadores, advirtió. Huamán señaló que, en el difícil contexto de una crisis internacional multifacética y planetaria, la administración vigente tiene el gran desafío de seguir creciendo, pero para una mejor distribución de la riqueza. También, añadió, para resolver las demandas sociales de un país con 40 por ciento de la población que vive en la pobreza o la extrema pobreza. El veterano sindicalista fustigó también a la precedente administración del neoliberal Alan García, la que calificó de reaccionaria y corrupta y acusó de haber puesto al Estado peruano al servicio de los capitales extranjeros y mutilado los derechos de los trabajadores. Al establecer la diferencia entre ese régimen y el actual, Huamán señaló que el primero impuso su política antisindical y antinacional con una represión que cobró 190 vidas, legando al presente gobierno un país socialmente fracturado y con alto grado de conflictividad social. Manifestó la solidaridad internacional de los trabajadores, en particular con Cuba, contra el bloqueo norteamericano a la isla y por la libertad de cinco luchadores antiterroristas cubanos encarcelados en Estados Unidos. El sindicalista peruano coincidió con el secretario general de la Federación Sindical Mundial (FSM), George Mavrikos, en condenar las políticas anticrisis de los gobiernos neoliberales, que sacrifican los derechos sociales. Ambos, al igual que delegados nacionales a invitados extranjeros, propugnaron la unidad a nivel nacional e internacional, para hacer frente a esas fórmulas e impulsar fórmulas que preserven los intereses de los pueblos. El tema será abordado por el congreso y en una paralela conferencia a cargo de sindicalistas de una veintena de países de América Latina y Estados Unidos, Europa, Asia y África.