Récord de mil asesinatos sacude a Puerto Rico

San Juan. PL. | 19 de Noviembre de 2011 a las 00:00
La cifra inédita de más de mil asesinatos en Puerto Rico en lo que va de este año tiene consternado al pueblo, mientras el gobierno intenta evadir su responsabilidad al atribuir el problema a un deterioro de los valores sociales. El gobernador de Puerto Rico, Luis G. Fortuño, aseguró que las instituciones de ley y orden no pueden hacer nada en contra del crimen, que sumerge sus raíces en todos los estratos sociales mediante el narcotráfico, un lucrativo negocio ilícito que muelle millones de dólares mensuales. "La violencia que se vive es el síntoma de un mal social mucho más complejo, la raíz está en el hogar, la raíz está en la escuela", dijo el gobernador Fortuño, del anexionista Partido Nuevo Progresista (PNP). El mandatario puertorriqueño es blanco de críticas de la oposición que le atribuye "incapacidad" para frenar la violencia criminal que asola a Puerto Rico. El senador del oposicionista Partido Popular Democrático (PPD), Cirilo Tirado Rivera, considera que la inacción y la incapacidad del gobernador Fortuño lo convierte en responsable de que "el país esté hoy de luto" con una estremecedora cifra de mil asesinatos en menos de un año. Tirado Rivera sumó su voz a los que insisten en que el jefe de la policía, el general (r) Emilio Díaz Colón, debe dimitir, o de lo contrario ser destituido, porque no ha sido capaz de articular un mecanismo que frene la violencia criminal. "Este país no aguanta un minuto más de inacción e incapacidad de los que dirigen el aparato de seguridad", reclamó. Puerto Rico, con una población de 3,8 millones de habitantes, se ha convertido en la jurisdicción más violenta de Estados Unidos, del que es un estado libre asociado (ELA) desde 1952, si tomamos con que tiene una tasa de asesinatos de 26,4. Esto representa que en esta isla del Caribe la tasa es seis veces mayor que en la nación norteña, donde es de 4,8 por cada 100 mil habitantes. El candidato a gobernador por el PPD, Alejandro García Padilla, sugirió al gobernante boricua que active la Guardia Nacional para vigilar las costas de la isla y detener la entrada de drogas, que se considera el germen de los incontenibles asesinatos. En el pasado, el PPD ha criticado el uso de los guardias nacionales para combatir la delincuencia, debido a que carecen de la preparación para intervenir con los ciudadanos, ya que su entrenamiento es principalmente para escenarios de guerra. "Mientras el gobernador y el superintendente de la policía se escudan tras una campaña publicitaria de imagen para ocultar su fracaso, la criminalidad rampante nos rodea", expresó el catedrático Ángel Rosa, quien en las elecciones de 2012 buscará un asiento en el Senado de Puerto Rico. "Es obvio que en una sociedad en que más de un 65 por ciento de los delitos están asociados al narcotráfico, no podemos seguir de brazos cruzados, esperando que la solución venga de las autoridades federales", advirtió Rosa para refutar el reclamo de Fortuño de que las agencias estadounidenses tienen su cuota de responsabilidad. El profesor de ciencias políticas subrayó que "la estrategia de más balas, patrullas y chalecos ha fracasado y Fortuño no tiene nada más que ofrecerle al país", pues a policía está "desmoralizada y altamente politizada". Agregó que la alta jerarquía del cuerpo armado "está en quiebra intelectual", por lo que en la actualidad menos del 40 por ciento de los crímenes de resuelven, lo que hace que impera "un clima de impunidad". El candidato dirigente del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Juan Manuel Mercado, propuso "realizar inspecciones estrictas a los furgones y al equipaje que entra al país", por donde se considera que entran las armas que utilizan los sicarios. Mercado, quien es candidato del PIP a delegado en el Congreso de Estados Unidos, hizo el planteamiento ante la reciente versión de que Puerto Rico no es prioridad de Washington en la protección su "frontera marina", pues se concentra en la de México. "Si bien es cierto que la desenfrenada ola criminal que sufre el país se debe a la incapacidad e ineficacia de gobiernos del PNP y del PPD para afrentarla, es importante señalar que el desastre de seguridad en Puerto Rico también es obra de la acción y omisión de un gobierno federal con control absoluto sobre nuestro territorio nacional", expresó Mercado. Dijo que el gobierno norteamericano ha manifestado "su total desprecio a nuestro país al desatender nuestras fronteras y aduanas" y dejar al pueblo puertorriqueño a su suerte ante el flagelo del narcotráfico.