Cuba y Haití ratifican lazos de amistad y colaboración

La Habana. PL. | 19 de Noviembre de 2011 a las 00:00
La visita oficial del presidente de Haití, Michel Martelly, a Cuba esta semana contribuyó a ratificar los nexos de amistad y colaboración entre ambas naciones caribeñas. Martelly fue recibido por su par cubano, Raúl Castro, con quien dialogó sobre los vínculos bilaterales y la situación internacional, y pasaron revista a la cooperación entre ambos países, en la cual sobresale el apoyo de La Habana en temas sociales, fundamentalmente salud y educación. El dignatario haitiano -que agradeció la asistencia médica brindada por la mayor de las Antillas a su país- rindió tributo al héroe nacional cubano, José Martí, en el memorial que lleva su nombre, en la Plaza de la Revolución. Desde 1998 La Habana colabora en materia de salud con Haití, nación caribeña que ha sufrido grandes tragedias, como el terremoto de enero de 2010 y un brote de cólera a finales del mismo año. También en el sector educativo es amplia la cooperación, con más de 400 becarios haitianos cursando estudios aquí en la actualidad. En la semana también visitaron la isla caribeña el primer ministro de la República Democrática de São Tomé y Príncipe, Patrice Emery Trovoada, y el presidente de la Asamblea Nacional de Angola, Antonio Paulo Kassoma. En intercambio con su homólogo cubano Ricardo Alarcón, el dirigente africano resaltó la ayuda brindada por la nación caribeña en la lucha de Angola por su independencia y en la colaboración que mantienen actualmente ambos estados en diferentes frentes. En la oriental provincia de Holguín aconteció el VII Coloquio Internacional por la liberación de cinco antiterroristas cubanos condenados en Estados Unidos con la presencia de unos 300 delegados de 50 países. Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero y Fernando González cumplen penas que llegan hasta doble cadena perpetua más 15 años de cárcel por informar sobre planes criminales de grupos anticubanos asentados en la Florida. René González, apresado junto a sus compañeros en 1998, debe cumplir tras su reciente excarcelación tres años de libertad supervisada en ese país.