Conferencia caribeña exige retirada inmediata de Minustah de Haití

Vertieres. PL. | 22 de Noviembre de 2011 a las 00:00
La declaración final de la Conferencia Caribeña por Acción Conjunta en defensa de la Soberanía de Haití realizada en Vertieres, Cabo Haitiano, reclamó la salida inmediata de Minustah (Fuerza de ONU para Estabilización de Haití). Sesenta organizaciones de Haití suscribieron esta declaración junto con otras 20 de Guadalupe, Martinica, Trinidad Tobago, Dominica, Estados Unidos y el Partido Laborista Independiente de Francia. Reunidas en esa conferencia realizada los días 16, 17 y 18 de noviembre, los firmantes proclamaron en el primero de sus puntos que las consecuencias de la ocupación de Haití por las fuerzas de Minustah son vergonzosas. Demandaron la salida inmediata de las tropas de Minustah y la restauración de la plena soberanía del pueblo haitiano. Expresan la necesidad de fortalecer el comité de monitoreo de la Comisión Internacional de Investigaciones que lleve a la formación de una estructura nacional coherente, capaz de llevar a cabo esta misión hasta el final. Las experiencias compartidas por los dirigentes sindicales, políticos y las asociaciones participantes en la Conferencia, dijeron, les permitió comprender mejor la verdadera política de privatización que viola normas legales y convenciones haitianas y de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). También denunciaron la destrucción de la producción agrícola nacional, que abastecía el 60 por ciento de las necesidades domésticas y bajó hasta menos del 25 por ciento en 20 años. La explotación de recursos minerales en todo el país por compañías extranjeras, constituye un ataque a la soberanía de la primera república negra independiente, expresaron. En este histórico momento de la vida del pueblo haitiano y en ocasión del aniversario de la Batalla de Vertieres, declaramos que las fuerzas de ocupación de las Naciones Unidas son ilegales e ilegítimas, plantea el documento. Más adelante recuerda los crímenes atribuidos a agentes de la Minustah, incluyendo violaciones contra niñas y mujeres haitianas. Rememora el estigma sufrido por la población haitiana debido a la epidemia de cólera, cuyo inicio fue única responsabilidad de militares de las Naciones Unidas. Esta epidemia ha cobrado más de siete mil vidas e infectado a medio millón de personas. En otra parte de la declaración señala que el gobierno actual de Haití no ha mostrado ningún deseo de pedir la salida de Minustah ni de que cumpla con la ley haitiana en las zonas libres, obligando a los propietarios a reponer los sindicalistas despedidos por organizarse. El documento afirma que la Comisión Internacional por la Reconstrucción de Haití, copresidida por el expresidente de Estados Unidos Bill Clinton y el presidente haitiano Michel Martelly, es un instrumento del imperialismo para hacer permanente la ocupación de Haití y negarle la democracia y la soberanía al pueblo haitiano. Todavía languidecen en carpas en condiciones infrahumanas más de 600 mil personas por casi dos años después del terremoto, indica. En su parte resolutiva, el texto declara el primero de junio de 2012, octavo aniversario de la ocupación de Haití por Minustah, un día continental e internacional por la retirada inmediata de esa fuerza y de esa manera cumplir el mandato del Foro de Sao Paulo.