Escúchenos en línea

Benedicto XVI destaca protagonismo de América Latina y anuncia viaje a Cuba y México

Ciudad Vaticano. Agencias. | 12 de Diciembre de 2011 a las 00:00
Benedicto XVI confirmó este lunes que viajará a México y Cuba "antes de Pascua" del 2012, durante una misa en la basílica de San Pedro por el bicentenario de la independencia de los países latinoamericanos, en la que recordó el "protagonismo emergente" de América Latina. Ante una muchedumbre de inmigrantes y religiosos congregados en la basílica, el Papa anunció oficialmente su segunda visita a América Latina --el continente más católico del planeta-- y la primera a países de habla española, después del viaje a Brasil en 2007. "Tengo la intención de emprender un viaje apostólico antes de la santa Pascua a México y Cuba, para proclamar allí la Palabra de Cristo", anunció el Papa durante la homilía, organizada con ocasión de la festividad de la virgen de Guadalupe, patrona de América. Las fechas y el itinerario definitivo de la segunda visita de Benedicto XVI a América Latina aún no han sido especificadas. Según medios de prensa locales, el Papa, que cumple 85 años en abril, viajará a finales de marzo, ya que a partir del 1 de abril presidirá en el Vaticano, como es tradición, las liturgias de la Semana Santa. El anuncio papal fue hecho durante la original "misa criolla" en la basílica de San Pedro en la que participaron numerosos cardenales y obispos de la región, así como el cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede y miles de fieles latinoamericanos. "El camino de la integración en ese querido continente avanza, a la vez que se advierte su nuevo protagonismo emergente en el concierto mundial", reconoció el Papa tras anunciar el viaje. El pontífice encomendó su próxima peregrinación a la Virgen de Guadalupe, en cuyas manos dejó "los destinos de las naciones latinoamericanas y caribeñas y el camino que están recorriendo hacia un mañana mejor", dijo. Benedicto XVI llegó a la basílica, decorada con flores blancas, en la peana móvil en la que se desplaza para evitar esfuerzos físicos. Durante la misa, transmitida en directo por la televisión, el Papa lanzó un llamado "importante" a "los diversos pueblos" del continente para que "salvaguarden su rico tesoro de fe y su dinamismo histórico-cultural" y los exhortó a luchar contra "el narcotráfico", "la corrupción", las "injusticias", "la violencia", "la inseguridad" y "la extorsión". La iglesia latinoamericana esperaba desde hace meses el anuncio del pontífice y confía que durante el viaje se repita el baño de multitudes de su predecesor, Juan Pablo II, quien visitó 26 países de América Latina, comenzando por México, en 1979. Al menos siete cardenales asistieron a la misa, entre ellos Norberto Rivera, Primado de México, entre los concelebrantes, y Jaime Ortega y Alamino, de Cuba, los dos purpurados de los países que el pontífice va a visitar. "Ha sido una ceremonia muy emocionante", comentó por su parte el estudiante colombiano César Suárez, entre los asistentes. Las autoridades del Vaticano descartaron que el Papa visite Ciudad de México, debido a su altitud, de 2.240 metros, lo que puede afectar a su salud. Pese a ello, millones de personas se congregaron el lunes en la basílica de la Virgen de Guadalupe, en la colina de Tepeyac, al norte de Ciudad de México, para seguir en directo el anuncio del Papa. Las oraciones y los cánticos de la misa fueron en español y portugués y buena parte de los coros, entre ellos el Kyrie, el Gloria, el Sánctus y el Agnus Dei, eran de la célebre "Misa criolla" del argentino Ariel Ramírez, compuesta en los años 60. Sobre la visita de Benedicto XVI a Cuba, la segunda de un pontífice a la isla comunista tras la realizada por Juan Pablo II en 1998, las autoridades del Vaticano reconocieron que era un "deseo" que el Papa alimentaba desde hace tiempo. La iglesia católica de América Latina está inmersa en una campaña continental para impulsar una nueva evangelización, por lo que había invitado en numerosas ocasiones al Papa a visitar varios países. Benedicto XVI tiene previsto viajar de nuevo a América Latina en el 2013, en particular a Rio de Janeiro, para presidir la Jornada Mundial de la Juventud. Al inicio de la misa, el cardenal Marc Ouellet, presidente de la Pontificia Comisión para América Latina, recordó que el 40% de los más de 1.200 millones de católicos de todo el mundo viven en esa región del mundo.

Descarga la aplicación

en google play en google play