Escúchenos en línea

Desplazados y grupos delictivos impactan sobre Bogotá

Bogotá. TeleSUR. | 15 de Diciembre de 2011 a las 00:00

La ciudad de Bogotá, capital colombiana, sufre el impacto de los desplazamientos y de las amenazas de organizaciones insurgentes hacia grupos sociales debido al conflicto armado que vive el país desde hace casi cincuenta años, según afirmó este jueves la directora de Derechos Humanos del Distrito, Lilia Solano.
Cada semana, la ciudad recibe al menos 80 familias que huyen de la violencia producto del conflicto armado, que la nación suramericana vive desde hace casi medio siglo, encabezado por rebeldes, paramilitares y la fuerza pública donde, en la mayoría de las zonas que operan, generan el desplazamiento forzoso de los pobladores producto de los enfrentamientos violentos.
Lilia Solano, afirmó que Bogotá está padeciendo de los embates de "un fenómeno absolutamente desbordado".
Explicó que la ciudad sufre por las amenazas e intimidaciones contra unos 25 grupos culturales de las bandas criminales emergentes (Bacrim), denominadas así por el Gobierno que están conformadas por ex paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).
Sobre el tema de las amenazas, Solano señaló en una entrevista al medio colombiano El Espectador, que esa situación ya se abordó con el ministro de Interior, Germán Vargas Lleras, para garantizar una atención real a las personas que sufren intimidaciones.
La encargada de Derechos Humanos en Bogotá, sostuvo que incluso uno de los líderes de la Mesa Amplia Nacional Estudiantil (MANE), fue amenazado.
"Esto nos preocupa mucho, porque sabemos que si comienzan con uno pueden seguir con más", subrayó Lilia Solano.
Ante esa realidad, Solano estimó que no son suficientes los esfuerzos llevados adelante por el Ejecutivo nacional para hallar una solución al tema de los desplazados por lluvias y a los grupos culturales que sufren amenazas de grupos criminales.
"Ha dicho cosas esperanzadoras que nos llenaron de alegría. Los hechos han sido otros", apostilló Solano en relación a las acciones del presidente Juan Manuel Santos.
"Hay que preguntarle al presidente Santos en dónde está la llave de la paz que dice tener. Parece perdida", añadió.
Finalmente, comentó que las víctimas de los desplazamientos forzados "tienen miedo" de las repercusiones que puedan desprenderse de los desplazamientos, pues la directora de Derechos Humanos agregó que prevalece el tema del reclutamiento forzado, aspecto que intimida a las familias que han migrado de sus hogares.


Descarga la aplicación

en google play en google play