Escúchenos en línea

Rector advierte en México deficiencias en formación de universitarios

Ciudad de México. Agencia PL. | 14 de Febrero de 2012 a las 00:00

El 80 por ciento de los programas académicos de las universidades mexicanas son teóricos y el 72 por ciento de las asignaturas actualmente están sin vínculo directo al campo laboral, advirtió Jorge Manrique, rector del Colegio Jurista.

Se privilegia la capacitación y no el entrenamiento práctico, mientras el trabajo social se limita a realizar sencillas labores administrativas en las compañías, la mayoría del sector gubernamental, según el experto de la institución, especializada en estudios de postgrado jurídicos y económicos.

También se carece de convenios de colaboración entre la iniciativa privada y las altas casas de estudios que generen alianzas estratégicas que beneficien a la sociedad en general, precisó Manrique, en una nota de prensa divulgada este martes por el Colegio.

Comentó además que menos del cinco por ciento de los convenios entre universidad e iniciativa privada corresponden a desarrollos científicos y tecnológicos. El 57,5 por ciento a prácticas profesionales, 18,6 a servicio social y 4,2 a capacitación y educación continua.

Una queja frecuente entre los líderes de negocios es que los estudiantes no tienen la madurez y conocimientos para desempeñar tareas cotidianas de trabajo, subrayó la nota.

Para el jurista, esto se debe a que en las universidades el rol de formadores es preponderante y la función práctica, de capacitación laboral, se minimiza al 10 por ciento en los programas académicos.

Indica que esto es válido para todas las profesiones, pero especialmente aquellas consideradas tradicionales como Derecho o Medicina, o las que son muy demandadas o de moda como Criminalística, Comunicaciones e incluso Gastronomía.

Por ello, las universidades no solo deben generar bolsas de trabajo, sino analizar cómo elevar sus estándares académicos. "La actualización de los planes de estudio es necesaria para que nuestros egresados puedan ejercer eficientemente en el campo laboral", acotó el académico.

De acuerdo con datos del Plan Nacional de Desarrollo 2007-2012, la Educación Superior en México solo capta a uno de cada cuatro jóvenes de entre 18 y 22 años de edad.

La escasa matrícula en este tipo de enseñanza obedece, entre otros factores, a rezagos e ineficiencias en los niveles previos, a la pobreza de las familias y a las características propias de las instituciones.

El rezago educativo de la juventud impide avanzar con un mejor ritmo en lo referente a crecimiento económico y superación de la pobreza, y afecta el logro de otros objetivos nacionales como el apego a la legalidad, señala el texto.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play