Escúchenos en línea

Presidente Correa afirma que América Latina necesita un cambio en las relaciones de poder

Quito. Agencia PL. | 15 de Marzo de 2012 a las 00:00

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó este jueves en Ankara que para poder avanzar América Latina necesita un cambio en las relaciones de poder, es decir que el poder pase de manos de una élite a las grandes mayorías.

En un discurso en la Universidad de Ankara, transmitido a Ecuador por internet en el contexto de su visita oficial a Turquía, Correa señaló que eso es lo que está ocurriendo en un número importante de países latinoamericanos como parte de un cambio de época.

Apuntó que se han hecho reformas profundas y revolucionarias frente a las políticas neoliberales desatadas con el mal llamado Consenso de Washington, que derivó en políticas nefastas para este subcontinente, y su país es un ejemplo de ello.

Como resultado de esas políticas, asumidas por las élites que dominaban y todavía lo hacen en muchos espacios en el continente, se destrozó el pensamiento económico propio de la región, buscando la privatización del aparato público y el aperturismo a ultranza, reflexionó.

El mandatario ecuatoriano enfatizó que como consecuencia se agudizó la desigualdad en Latinoamérica, se precarizó el empleo y se socavó incluso la legitimidad de los sistemas democráticos, frente a la ausencia de ideas y de líderes.

Citó el caso de la peor crisis registrada en Ecuador en el 1999, cuando quebraron 16 bancos, lo cual ocasionó la congelación de cuentas de ahorros, propició la dolarización de la economía y provocó la emigración de unos dos millones de personas en apenas tres o cuatro años.

Por eso, apuntó, la historia demuestra que para lograr la justicia se requieren acciones colectivas, con estrategias adecuadas de intervención del Estado, la institucionalización de la sociedad, políticas de mayor igualdad en función de la ciudadanía y no de los grandes capitalistas.

Sin embargo, apuntó, todavía falta mucho camino por andar, ya que en Latinoamérica ganar las elecciones no significa captar el poder, ante la persistencia de poderes fácticos intactos, como los bancos centrales independientes y la prensa, que busca convertirse en actor político en nombre de la libertad de expresión.

Se trata de una lucha que hay que dar día a día para institucionalizar nuestros países y lograr que los Estados se conviertan en integrales, que representen a todos o al menos a las grandes mayorías, y que las sociedades retomen con una democracia real a la política como la forma consciente de elegir su destino, afirmó.

Señaló que es un enigma el que América Latina no lograra el desarrollo que el Norte, sin embargo, afirmó, en ello influyeron las élites burguesas y entreguistas que buscaron sólo diferenciarse del resto.

Por ello, dijo, se precisa un cambio en las relaciones de poder en el planeta entero, que ya padece múltiples crisis por haber sometido a comunidades enteras a la entelequia del mercado.

Nadie puede negar las realidades del mercado, pero una cosa son las sociedades de mercado, donde hasta la propia sociedad es una mercancía, y otra son las sociedades con mercado, donde los seres humanos controlan y regulan a éste para alcanzar sus objetivos, reflexionó.

América Latina, expuso, no tiene más tiempo que perder, y en el caso de Ecuador se realizan cambios radicales, profundos y rápidos en esas relaciones de poder, que determinan a su vez nuevas relaciones económicas, sociales y políticas, proceso al que han denominado la Revolución Ciudadana.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play