Escúchenos en línea

Conflictos sociales entre diálogo y represión en Perú

Lima. PL. | 30 de Marzo de 2012 a las 00:00

Un nuevo llamado a la solución pacífica de los conflictos sociales destaca este viernes en Perú, tras expresar un miembro del gobierno voluntad de diálogo y advertir que actuará con mano dura contra actos de violencia.

En un mes con cinco muertos y decenas de heridos en protestas registradas en las regiones suramazónica de Madre de Dios y la norteña de Piura, el defensor del Pueblo adjunto Rolando Luque remarcó la importancia de la prevención para evitar conflictos sociales.

Subrayó en particular que los acuerdos entre el Estado y las organizaciones sociales, que se adoptan para evitar o superar problemas de ese tipo, deben cumplirse, lo que debe ser objeto de seguimiento de verificación.

"El acuerdo que no se cumple es un conflicto social que retorna", advirtió, en aparente referencia al pasado gobierno de Alan García, bajo el cual el incumplimiento era habitual y hubo 195 muertos durante protestas.

Luque ratificó la propuesta de la Defensoría de derechos ciudadanos, de que se aprueba una ley que modere el uso de la fuerza policial en protestas que incluya la capacitación a los uniformados para afrontar mejor los conflictos sociales y apaciguarlos, sin disparar.

La formulación señala que, además, los conflictos deben ser manejados por una unidad especializada con agentes dotados de armas no letales y no, como ocurre ahora, por la dirección de operaciones especiales, unidad de combate contrainsurgente.

El primer ministro, Óscar Valdés, por su parte, se abstuvo anoche de comentar la propuesta reiterada por Luque y afirmó que el gobierno está decidido a atender las demandas sociales justas a través del diálogo y la concertación.

Considerado represivo por sus críticos, el alto funcionario dijo también que el Ejecutivo seguirá aplicando "mano dura" para frenar lo que llamó actos de violencia de organizaciones politizadas, dentro de conflictos sociales.

Según Valdés, el gobierno del presidente Ollanta Humala, inaugurado en julio de 2011, heredó 214 conflictos acumulados que no resolvieron gobiernos anteriores, y reveló que la cifra ha aumentado a 229.

En una conferencia en una universidad privada, el jefe del Gabinete indicó que el gobierno creará un organismo de alto nivel para solucionar los problemas sociales mediante el diálogo.

"Estamos buscando buenos negociadores, que conozcan la cultura y la idiosincrasia de los pueblos para resolver los problemas que se están presentando", afirmó.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play