Escúchenos en línea

Pastilla ibuprofeno, más de medio siglo en farmacias

La Habana. Agencia PL. | 11 de Agosto de 2012 a las 00:00

Pasadas cinco décadas de su síntesis química, el ibuprofeno constituye uno de los medicamentos de primera elección en el tratamiento de las artritis reumatoidea, osteoporosis y dolores comunes por su eficacia como analgésico y antinflamatorio.

Desarrollado en 1961 por un equipo de investigadores en Nottingham, liderado por el farmacéutico Boots Sewards, pertenece al grupo de los antinflamatorios no esteroideos (AINE) que encabeza el ácido acetil salicílico, la conocida aspirina.

Tras su salida al mercado, la Organización Mundial de la Salud recomendó su incorporación a la lista de medicamentos esenciales de cada país.

Con el decursar de los años su uso se extendió más allá de los centros asistenciales y farmacias y su adquisición dejó de tener la obligatoriedad de la receta médica en algunas naciones sobre todo del mundo desarrollado.

Cifras de instituciones sanitarias globales estiman que millones de personas consumen a diario el fármaco sin tener en cuenta que una de sus agravantes es su uso prolongado.

Los AINE presentan eficacia como analgésicos, antinflamatorios y antipiréticos, lo que se conoce en farmacia como las tres A (AAA), pero en dependencia de la ubicación de su grupo carboxilo, que aporta acidez a la molécula, esas acciones están más potenciadas en unos con relación a otros.

En la actualidad el ibuprofeno se encuentra siempre en el botiquín de cualquier persona, incluso desplazó el lugar privilegiado que ocupaba la aspirina, coinciden algunos expertos.

Sin embargo, el dolor es un mecanismo de alerta del organismo. Ante una crisis aguda es necesaria la evaluación de su origen, sugieren los especialistas.

La farmacopea occidental describe que los AINE ejercen su acción al inhibir la cicloxigenasa, y por ende las prostaglandinas, una sustancia endógena cuya función es amplificar el dolor e interactuar con el centro de control de la temperatura corporal.

Esa enciclopedia de productos farmacéuticos enuncia que algunos de los AINE disponibles en el mercado suprimen la acción tanto de la COX-1 y la COX-2 y causan hemorragias digestivas y úlceras. De ahí la necesidad de potenciar aquellos selectivos de la segunda variante.

Alivio sintomático del dolor de cabeza, dental, muscular, neurálgicos de carácter leve, molestias de la menstruación, así como su administración tras los estados post-quirúrgicos y ante un síntoma febril sobre todo en niños figuran entre sus principales indicaciones.

Como todo fármaco los efectos terapéuticos superan los riesgos, sin embargo, la literatura especializada alerta sobre otros de sus efectos indeseables, entre ellos estreñimiento, urticarias y náuseas.

También pueden provocar síntomas más graves como convulsiones,acidosis metabólica, hiperpotasemia y bradicardia, entre las más significativas.

Jarabes, tabletas, cápsulas, cremas y supositorios son algunas de las formas farmacéuticas presentadas por los fabricantes, con dosis que oscilan entre los 400 y 800 milígramos por unidad.

En cuanto a sus dosis recomendadas, la literatura indica la máxima diaria de mil 200 milígramos para adultos y en niños lo aconsejable es la administración entre cinco y 10 milígramos por kilogramo de peso.

El ibuprofeno es un cabeza de serie que incluye otros sintetizados después como el naproxeno, piroxicam y diclofenaco.

Es un derivado del ácido propanoico, sintetizado a partir de los salicilatos, cuyo precursor principal es el ácido acetil salicílico.

Otros que integran el grupo son los provenientes de la anilina, entre ellos el paracetamol o acetaminofen, utilizados de forma general en pacientes alérgicos.

El grupo incluye también los procedentes del pirazol, que incorpora a la dipirona y la fenilbutazona, así como las ramificaciones del ácido aril acético, cuyo principal exponente es la indometacina.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play