Escúchenos en línea

La tierra, primer punto en diálogo gobierno-guerrilla en Colombia

Bogotá. PL. | 23 de Septiembre de 2012 a las 15:55

El líder guerrillero Mauricio Jaramillo afirmó que el primer punto en las próximas negociaciones de paz con el gobierno colombiano en Oslo, Noruega, será el tema de la tierra que requiere por lo menos cinco reformas agrarias para solucionarlo.

En una entrevista publicada este domingo por el diario El espectador, señaló que el abordaje del tema tiene que ser diferente. Colombia ha cambiado, singularizó, porque su economía está planteada desde un punto de vista neoliberal, el de los Tratados de Libre Comercio (TLC).

Todas esas tierras de las que desplazaron a un grupo de personas están ahora "ocupadas por gente de mucho dinero, narcos que tratan de lavarlo, que sembraron palma africana, que acaba con la capa vegetal, y están trabajando para hacer extracción de minerales." Ese es el panorama de la mitad del país; la otra mitad está comprometida con la extracción. Sólo un porcentaje pequeño es de gente que tiene su tierrita, argumentó.

A una pregunta sobre cómo ve la ley de restitución de tierras para reparar a las victimas del conflicto -promovida por el Gobierno-, manifestó el absoluto desacuerdo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en ese sentido, porque no es más que una forma de expropiar, de quitarles territorio a los campesinos.

Se las entregan para que siembren palma (africana)y eso no es lucrativo para ellos, precisó, porque incursionan como socios, invierten su propia tierra, una tierra que va a convertirse en estéril.

"Hay que devolverles el territorio a los indígenas y a sus dueños primitivos, los campesinos. El Gobierno debe subsidiarlos para que la economía florezca y el campesino pueda sembrar, subrayó.

Sin embargo, sustentó, mientras existan los TLC eso es muy difícil, porque nunca habrá soberanía alimentaria, proscrita por supuesto en la economía neoliberal. ¿Qué siembra la gente en una economía de narcotráfico, una economía de superexplotación?, se preguntó, a su vez.

Toca echar reversa en ese aspecto, sustentó. No sé si el presidente Juan Manuel Santos alcance a hacerlo, pero toca echar reversa. Cabe la posibilidad de que no sea elegido. Por eso esta conversación tiene que cubrirla el Estado, para tener la seguridad de que vamos para donde vamos, puntualizó.

Pero si fuera reelegido y adelanta políticas para la solución de los problemas, es posible que la gente lo acompañe, dijo, porque la gente ve la realidad y los hechos.

Interrogado sobre cómo ve el cese del fuego y cómo se lo imagina, respondió: Nosotros decimos que es necesario y vamos a estar peleando porque lo haya. Lo imaginamos como el silencio total de los fusiles. "que los fusiles se callen". Las formas y mecanismos de verificación no se han discutido, pero se tiene que buscar una fórmula adecuada, sintetizó.

Ampliando su respuesta, al inquirirle sobre eventuales acuerdos en torno a ese tema, contestó: Yo pienso que una idea podría ser así: nosotros no tumbamos torres y el Estado no bombardea. Un punto de lado y lado. Todo se hablaría en su momento. O por ejemplo, si paramos los cilindros, ¿qué hacen ustedes?


Descarga la aplicación

en google play en google play