Escúchenos en línea

Brasil perdió 80% de los arrecifes coralinos

Brasilia. PL. | 29 de Septiembre de 2012 a las 17:00

La belleza submarina cercana a las grandes urbes de la región noreste de Brasil está en serio peligro de no ser admirada por futuras generaciones, pues un reciente estudio reveló que en los últimos 50 años esa zona perdió el 80 por ciento de los arrecifes coralinos.

Intitulado Monitoreo de arrecifes coralinos en Brasil y realizada por la Universidad Federal de Pernambuco y el Ministerio de Medio Ambiente entre 2002 y 2010, la investigación fue presentada esta semana en el VII Congreso Brasileño de Unidades de Conservación, que se efectuó en Natal, capital del estado de Río Grande do Norte, organizado por la Fundación Grupo Boticario.

Ese monitoreo constato la presencia de arrecifes coralinos desde la costa noreste de Río Grande do Norte hasta el sur de Bahía, en una extensión de unos dos mil kilómetros en el litoral del Atlántico brasileño, y compuesto de 18 diferentes especies, muchas de ellas nativas, en convivencia con algas y peces que contribuyen a su desarrollo.

Su grandeza e importancia es tal que pueden ser hallados hasta 100 metros de profundidad en la costa de grandes ciudades capitales estaduales, como Recife (Pernambuco), Maceió (Alagoas) y Salvador (Bahía).

La coordinadora del estudio, Beatrice Padovani, del departamento de oceanografía de la referida universidad, apuntó que los daños son causados por impactos de origen terrestre como la polución doméstica, industrial y de la agricultura, el aumento de la sedimentación, la pesca y el corte ilegal de corales.

Citada por el sitio web G1, el portal de noticias de la Globo, Padovani recordó que hasta 1980 hubo una gran extracción de corales para la fabricación de cal, que solo disminuyó con la promulgación de leyes específicas, pero que no acabó con esa actividad depredadora del medio ambiente marino.

La investigadora mencionó la pesca excesiva como otros de los factores que amenazan ese ecosistema brasileño, incluso con la creación de unidades de conservación de protección integral a lo largo del litoral, pues peces grandes continúan siendo afectados.

El calentamiento de los océanos, debido a la elevación de la temperatura global -cambio climático- provoca eventos cíclicos de blanqueamiento y mortalidad de corales, cuya magnitud negativa es proporcional al nivel de calor del mar, responsable a su vez por más frecuentes eventos climáticos como El Niño, refirió.

El aumento de la acidez de los océanos debido a las emisiones de carbono a la atmósfera es otro suceso que ha contribuido a la desaparición de ese elevado porcentaje de la barrera coralina brasileña, puntualizó.

Para evitar la desaparición total de esos arrecifes, Padovani precisó que el estudio propone aumentar la recuperación de matas ciliares y supervisar el manejo de las bahías hidrográficas, así como controlar la polución, el turismo y la pesa y proteger las zonas de desove y desarrollo de los peces.

También, destacó, es importante conservar las áreas de mangles, pues ellos tienen un fuerte vínculo con los corales, además de servir como ambiente alternativo para diversos animales y organismos marinos a lo largo de su ciclo de vida.

Esta investigación se suma a otra revelada en abril pasado sobre los efectos negativos de una especie de coral asiático -el coral sol- sobre el brasileño, pues ahoga a los nativos y destruye el medio ambiente.

Llegado hace 30 años al litoral atlántico brasileño en los cascos de cargueros que llegan a Río de Janeiro, el coral-sol, muy abundante en aguas de los océanos Indico y Pacífico, se expandió y está presente hoy en las costas de los estados de Santa Catarina, Sao Paulo, Espírito Santo y Salvador.

Para los investigadores, lo más peligroso radica en su posible migración al extremo sur del estado de Bahía, donde podría afectar y alterar seriamente una de las regiones más rica en arrecifes coralinos y biodiversidad marina en general.


Descarga la aplicación

en google play en google play