Escúchenos en línea

Evo destaca figura de sindicalista Reyes

Cochabamba. Agencia ABI. | 2 de Noviembre de 2012 a las 15:17

El presidente Evo Morales definió el viernes al dirigente social Simón Reyes, muerto la víspera a causa de una afección pulmonar, como el "inclaudicable" líder de los sindicatos bolivianos, por sobre Juan Lechín y Filemón Escóbar, aunque también destacó en positivo las figuras de otros secretarios de la Central Obrera Boliviana (COB), tales como Edgar Ramírez y Milton Gómez.

Reyes, que lideró la COB entre 1987 y 1988 y que también supo ser líder de la Federación de Trabajadores Mineros "fue un dirigente inclaudicable", dijo Morales a tiempo de trazar comparaciones con otros que se pusieron al frente de la matriz de los proletarios bolivianos fundada en 1952.

Morales, que se recupera en un tratamiento odontológico que le fuera practicado el jueves en el país, dijo que la figura política de Reyes, un zapatero nacido en Tarija en 1933 que devino en trabajador interior mina antes de fundar y presidir el Partido Comunista (PCB) en 1950, se alza "con nitidez" con respecto a la de Lechín y Escóbar.

"Lechín acabó aliado de (Hugo) Banzer" en el régimen de derecho que éste presidió entre 1997 y 2001 y "Filemón Escóbar se alió con los neoliberales" en 2005, deploró Morales que aún fundido "por el dolor personal" que le provocara la muerte de Reyes, la víspera en una policlínica de la ciudad de Santa Cruz, realzó la talla sindical y el compromiso patriótico como los valores inalcanzables por sus ante y predecesores.

El mandatario boliviano, lo mismo que el finado, dirigente de masas, criticó los deslices de Lechín que, desde su calidad de líder de la COB, hizo hervir en ácido la presidencia del centroizquierdista Hernán Siles Suazo, que durante su gestión recortada de 1982-1985 debió enfrentar 736 huelgas y paros, según reseña el economista Gonzalo Chávez Alvarez.

Lechín, que presidió los sindicatos entre 1952 y 1987 y que instaló un poder dual en Bolivia durante la segunda presidencia de su correligionario Víctor Paz Estenssoro (1960-64), se alió en el tramo final de su carrera política con Banzer, quien entre 1971 y 1978 encabezó una de las más cruentas dictaduras militares en Bolivia.

Banzer, que se avino a la democracia por conducto de la conservadora Acción Democrática Nacionalista, que fundó en 1979 para eludir un juicio de responsabilidades instaurado en el Congreso de la época, fue ungido en las urnas presidente de Bolivia para el período constitucional 1997 y 2002.

Morales criticó asimismo la integridad política de Escóbar, también influyente dirigente minero que en 1985, cuando Banzer y Paz Estenssoro -que gobernaron en alianza, junto a la Falange Socialista Boliviana, entre 1971 y 1974- dirimieron la presidencia en la refrenda congresal tras la primera vuelta en las elecciones de aquel año, cuando ninguno de ambos alcanzó la mayoría absoluta.

"Hay que votar por el mal menor, por Paz Estenssoro", dijo Escóbar a la sazón y 20 años más tarde terminó coludido "con los neoliberales de 'Goni' (por Gonzalo Sánchez de Lozada) intentando aprobar la inmunidad para los soldados de Estados Unidos" en Bolivia, recordó con desasosiego Morales.

La inmunidad para fuerzas uniformadas de EEUU en Bolivia no prosperó por la oposición que el Movimiento Al Socialismo, entonces a la cabeza del legislador cocalero Morales, opuso tenazmente en el Legislativo boliviano.

El Presidente que apenas conocer el deceso de Reyes cerca de cumplir los 80 años reaccionó con "dolor" por "la pérdida de un dirigente político y sindical histórico", exaltó asimismo las figuras de Ramírez, mejor conocido en el lenguaje sindical boliviano como el 'Huracán' y también de Gómez.

Ramírez fue un dirigente de la COB "sano y honesto" y Gómez "consecuente con sus principios", subrayó.

Reyes un dirigente social que "nos hará mucha falta", "fue un impecable dirigente" sindical, concluyó el gobernante boliviano.

Las exequias de Reyes se cumplirán el sábado.


Descarga la aplicación

en google play en google play