Escúchenos en línea

Cumbre México-EE.UU

Ciudad de México. Agencia PL | 2 de Mayo de 2013 a las 12:16

El encuentro cumbre de dos días México- Estados Unidos a partir del viernes muestra en su agenda una aparente coincidencia de objetivos sobre lo que a cada parte le conviene poner en la mesa de conversaciones.

Para el presidente estadounidense, Barack Obama, la prioridad está en comercio, economía e influencia en la región, mientras su homólogo Enrique Peña Nieto busca presentarse como un socio económico dinámico, un país de oportunidades, de cambios, transformaciones, abierto al mundo y respaldado por sustanciales reformas.

Según lo trascendido, el Gobierno mexicano quiere acentuar los vínculos comerciales bilaterales y junto con Canadá, que aparece como el ausente presente, convertir a Norteamérica en una zona más dinámica, próspera y competitiva; lo cual es justo a la medida de la Casa Blanca.

Se trataría, según los indicios, de potenciar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con Canadá incluida, el cual recién se sumó a las negociaciones del Acuerdo de Asociación Transpacífico (AAT), y que catapultó el comercio bilateral hasta alcanzar hoy los 490 mil millones de dólares.

La triada Estados Unidos- Canadá- México tuvo una actividad comercial superior al billón de dólares en 2011, que será mucho mayor con el AAT, tema que se prevé abordar en la cumbre de los dos mandatarios.

Pero según el canciller mexicano, José Antonio Meade, con un intercambio comercial de más de un millón de dólares por minuto y más de un millón de cruces diarios en la frontera, el diálogo con Washington debe incluir temas como logística, infraestructura, inversión y competitividad, entre otros temas.

Mientras en una entrevista con la cadena venezolana Telesur, realizada durante su reciente visita a Haití, Peña Nieto, ponderó los temas de la economía en su encuentro bilateral con Obama.

En recientes declaraciones a un diario estadounidense, el jefe de la Casa Blanca consideró que el ascenso del liderazgo de México en el continente americano y en la escena mundial lo convierten para Estados Unidos en "un socio estratégico".

"México es uno de nuestros socios comerciales más grandes y el segundo mercado más grande para las exportaciones estadounidenses, pero estoy convencido de que aún hay más que podemos hacer juntos", afirmó.

En esas proyecciones podrían estar centradas las conversaciones en la Ciudad de México, tercera visita de Obama a este país, segundo encuentro entre ambos(el primero fue en Washington cuando Peña Nieto era presidente electo), pero por primera vez estarán juntoas como mandatarios.

Los temas económicos y de prosperidad, sin dudas son atractivos para los ciudadanos mexicanos -aunque muchos ni siquiera saben sobre la visita, ni lo que pudiera representar-, pero otros tantos esperan verse beneficiados de los acuerdos que de ese encuentro se deriven.

Sin embargo, también numerosas organizaciones sociales y defensoras de los derechos humanos reclaman que en esa reunión no puede faltar el enfrentamiento a la violencia y la inseguridad -que aquí han costado más de 60 mil vidas- marcados por las drogas y las armas, que fluyen con inusitada intensidad de un lado a otro de los más de tres mil kilómetros de frontera común.

El poeta y periodista Javier Sicilia, símbolo de lucha en México a favor de la paz y contra la violencia, pidió con la mayor vehemencia a Peña Nieto: "No pierda esta oportunidad".

"No habrá paz mientras del otro lado de la frontera no se regule el consumo de las drogas y no se haga una política seria de control del armamento de exterminio", le sentenció.


Descarga la aplicación

en google play en google play