Escúchenos en línea

Ecuador considera que relación con GB superó peligro de ruptura por caso Assange

Quito. Agencias. | 16 de Junio de 2013 a las 14:29

Los vínculos entre Londres y Quito son buenos tras el peligro de ruptura derivado de la amenaza británica de incursionar en la embajada ecuatoriana para arrestar al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, que lleva un año recluido en esa legación, dijo el domingo el vicecanciller de Ecuador, Marco Albuja.

"Las relaciones llegaron a un punto neurálgico cuando (en agosto pasado) hubo la amenaza desacertada de invadir el suelo ecuatoriano, violentando la misión diplomática, para acceder a la captura del señor Assange", expresó el diplomático en una entrevista telefónica.

"Ese fue el momento cúspide en que las relaciones tuvieron un real peligro de resquebrajarse", pero "superado el momento, las relaciones han estado bien", apuntó.

Ecuador denunció el año pasado que las autoridades británicas planeaban ingresar a su embajada para detener a Assange. Quito recibió entonces el respaldo de varios organismos regionales, entre ellos la Organización de Estados Americanos, y una comunicación de Londres en la que se aseguraba que respetaría la inviolabilidad de su sede diplomática.

"Ahora no hay ninguna afectación real a las relaciones y tenemos, tanto en Londres como en Quito, un diálogo fluido. Son buenas", insistió el diplomático ecuatoriano.

Para evitar su extradición a Suecia, que lo reclama por presuntos delitos sexuales que él niega, el australiano permanece en la embajada de Ecuador en Londres desde el 19 de junio de 2012.

Ecuador concedió a Assange asilo diplomático el 16 de agosto pasado, pero el fundador de Wikileaks no ha podido salir de la sede diplomática en virtud a que el Reino Unido no le ha extendido un salvoconducto.

"El Reino Unido tiene una vieja tradición respecto al asilo, siempre ha desconocido la figura del asilo", manifestó Albuja, apuntando que el canciller Ricardo Patiño se reunirá con su homólogo británico, William Hague, este lunes en Londres para intentar destrabar la situación.

"Ecuador en ningún momento ha tratado de burlar el sistema judicial inglés o sueco. Desde el inicio, le dijimos al señor Assange que él debía afrontar el proceso. Pero desde luego lo que se solicita es la garantía de que no va a ser extraditado a un tercer país en el que sí hay pena de muerte y por lo que si podría estar en peligro su vida", indicó en alusión a Estados Unidos.

Enfatizó que si no hay el salvoconducto para que el australiano, de 41 años, "pueda dejar la embajada y venir a Ecuador" entonces debe haber la "garantía de Suecia y del Reino Unido de que no sería extraditado" a una tercera nación.

"Estamos esperando la reacción del Reino Unido. Ecuador no negocia, Ecuador dialoga. Y no negocia porque el único que tiene que negociar es el señor Assange, él es el dueño de su vida, de su libertad y el que tendrá que decir si las opciones que presenten el Reino Unido y Ecuador en este diálogo (del lunes) son válidas para él".

El fundador de WikiLeaks fue detenido en Londres en diciembre de 2010, ante una orden de captura europea emitida por la fiscalía sueca.

Assange, cuyo sitio web divulgó más de 250.000 cables diplomáticos de Washington y documentos secretos sobre las guerras en Irak y Afganistán, pidió el asilo al considerar que Suecia podría ser una etapa previa a su entrega a Estados Unidos para ser juzgado por espionaje por un tribunal militar, lo que según él podría implicar una condena a muerte.

Albuja señaló que Quito concedió el asilo a Assange por "motivos humanitarios" y que "en ningún momento hicimos un examen para ver si esta decisión podía o no afectar ni la imagen del presidente (Rafael) Correa ni la imagen del Ecuador".

Sobre la designación de un nuevo embajador en Londres, Albuja dijo esperar que "este mes o a inicios del próximo ya tengamos un embajador que haya presentado sus cartas credenciales y que además ya tenga el contacto con las autoridades del Reino Unido".

Londres ya dio por escrito su beneplácito para que el jurista Juan Falconí, un exsuperintendente de Bancos, sea el nuevo representante de la administración de Correa ante Londres en reemplazo de Ana Albán, quien -según Quito- renunció al cargo hace meses.

El gobierno ecuatoriano no va a hacer ningún acto, no tiene planificado ninguna conmemoración" por el primer año de reclusión de Assange en su legación en Gran Bretaña, concluyó Albuja.


Descarga la aplicación

en google play en google play