Escúchenos en línea

Sin pistas sobre el paradero de doce jóvenes desaparecidos de bar en México

Ciudad de México. EFE. | 23 de Junio de 2013 a las 16:13

La desaparición de doce jóvenes a plena luz del día en una zona concurrida de la capital de México, hace cuatro semanas, se mantiene como un enigma, sin que haya rastro de ellos o pistas sobre las causas que están detrás de una tragedia que se repite en todo el país.

Madres de los jóvenes, entrevistadas por Efe, han expresado su preocupación por la suerte de sus hijos y la escasez de noticias.

El suceso tuvo lugar en un bar llamado "Heaven", situado en la turística Zona Rosa, de donde la docena de muchachos fue sacada a la fuerza el 26 de mayo pasado a las 11.00 horas locales por sujetos que aparentemente no estaban armados y que se los llevaron en vehículos particulares.

Desde entonces, no hay rastros de ellos.

Julieta González, madre de Jennifer Robles, ha dicho que el fiscal de México DF, Rodolfo Ríos, les ha contado que tienen buenas pistas, pero solloza mientras afirma: "a mí no me interesan las pistas, lo yo quiero es a mi hija, ya llevo un mes sin verla".

Las autoridades capitalinas descartan que detrás de la desaparición esté un grupo del crimen organizado, y en un intento por reducir las alarmas desatadas por el caso aseguran que los jóvenes fueron llevados a la fuerza por una pandilla de delincuentes.

"Le hablo con el corazón en la mano, no me hago pendeja, no sé quiénes son los amigos de mis hijas", pero "a mi casa no entran hombres, no se fuma, no se toma", cuenta González, una comerciante de 50 años que hace peluches para sostener a su familia.

Las autoridades dicen que los jóvenes eran pequeños traficantes, hipótesis que rechaza esta madre: "si eso fuera mi hija, yo no tendría que trabajar, tendría una casa bien padre, andaría bien vestida", sostiene.

"Estaban en el lugar equivocado y en el momento equivocado", lamenta esta mujer, quien asegura que el resto de madres afectadas están organizadas y se reúnen para tomar decisiones que les permitan avanzar y presionar a las autoridades hasta encontrarlos, un problema que está extendido en México, donde hay unos 27.000 desaparecidos en México.

"Ya son muchos días y la incertidumbre y la frustración como madres es desesperante", confiesa a Efe Josefina García, madre de Said Sánchez, otro desaparecido.

"No hay avances, seguimos igual", las autoridades no tienen "nada concreto" casi un mes después de la desaparición, lamenta.

Los familiares han pedido al alcalde de la capital, Miguel Ángel Mancera, acelerar las investigaciones y aceptar la participación de las autoridades federales en el caso.

Sobre su hijo, de 19 años, Josefina cuenta que es un joven "muy tranquilo, muy callado, que le gusta bailar, tomarse la copa, pero eso todos los chicos del mundo lo hacen".

El abogado de las familias, Ricardo Martínez, ha dicho que las autoridades "creen tener algo firme" y que tienen "bastantes testigos" declarando, de modo que podrían tener identificados a los presuntos responsables.

Sin embargo, muy cauteloso, prefiere no dar más detalles para que las autoridades "no digan que su investigación se les contaminó", aunque admite que en la última reunión, celebrada el viernes pasado, los vio "bastante seguros de lo que están haciendo".

"Esperamos que el caso esté bien sustentado jurídicamente, para que no se caiga" como ha sucedido en otros, apunta e insiste en que "lo importante es saber qué pasó con los muchachos", cuyas familias "tienen la esperanza de encontrarlos vivos".


Descarga la aplicación

en google play en google play