Escúchenos en línea

Exhuman restos del dirigente comunista Alberto Lovera

Caracas. Agencia AVN. | 26 de Junio de 2013 a las 12:14

Para este miércoles está prevista la exhumación de los restos de Alberto Lovera, profesor y dirigente del Partido Comunista de Venezuela (PCV), quien fue torturado, asesinado y cuyos restos intentaron desaparecer en el mar durante el gobierno de Raúl Leoni (1964-1969).

El cuerpo de Lovera se encuentra en el Cementerio General del Sur, en Caracas, junto a uno de sus compañeros de lucha, Argimiro Arrieta, quien también fue perseguido y muerto por los gobiernos de Acción Democrática (AD) y Copei.

En entrevista concedida a Ciudad Caracas, Alberto Lovera hijo explicó que el propósito de esta exhumación es que se pueda reabrir el caso del asesinato de su padre.

Recordó que en 1965 el extinto Congreso, en manos de AD y Copei, mostró apatía por el caso de su padre. No obstante, hace dos años formuló la denuncia nuevamente y ahora la Comisión por la Justicia y la Verdad, encargada de investigar las violaciones de los derechos humanos por razones políticas entre 1958 y 1998, sigue la causa judicial.

El fiscal José Vicente Saavedra es quien lleva este caso que, además, es supervisado por la directora de Derechos Fundamentales del Ministerio Público, María Mercedes Berté.

Alberto Lovera, quien fuera secretario general del PCV, fue interceptado el 18 de octubre de 1965 por una comisión de la Dirección General de Policía (Digepol) del gobierno adeco de Raúl Leoni, en la urbanización Las Acacias, en Caracas. El 27 de octubre fue localizado su cadáver por unos pescadores, mientras flotaba en las playas de Lecherías, en el estado Anzoátegui.

Su cuerpo mantuvo las huellas de la tortura de la que fue víctima y apareció flotando en el mar a pesar de llevar una cadena y un pico en el cuello.

"Pensaron que era un holandés. Como mi papá era blanco, pensaron que era un marinero, así que lo enterraron en el cementerio, en una tumba sin nombre", contó su hijo.

Tras las investigaciones realizadas por sus familiares y por el dirigente de izquierda José Vicente Rangel, quien para 1965 era diputado, se demostró que el director de la Digepol por aquellos días, J.J. Patiño González, ordenó la ejecución de Lovera.

Lovera hijo explicó que su padre pudo ser reconocido porque tenía la mano izquierda y se le tomaron las huellas.

Añadió que su familia desea que se sepa la verdad de los delitos de terrorismo de Estado cometidos en la década de 1960.

Lovera fue uno de los más de 2.000 militantes desaparecidos por el gobierno de Raúl Leoni y su aparato de "seguridad", encabezado por el ministro de Relaciones Interiores, Gonzalo Barrios, la Digepol y una fiscalía cómplice, en ese momento a cargo de Antonio José Lozada Rivero.


Descarga la aplicación

en google play en google play