Escúchenos en línea

Congreso brasileño consolidará reforma política

Río de Janeiro. Agencias. | 28 de Junio de 2013 a las 15:40

El plebiscito para una reforma política propuesto por la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, permitirá que los ciudadanos opinen sobre los pilares del nuevo sistema, que serán consolidados con rapidez por el Congreso Nacional, según informaron este jueves fuentes oficiales.

El ministro de Educación, Aloizio Mercandante, quien en medio de las protestas que sacuden al país suramericano se ha convertido en el portavoz del Gobierno, señaló que la convocatoria del plebiscito fue discutida este jueves por la jefa de Estado durante una reunión con líderes de los partidos de la base oficial en el Parlamento.

Mercadante reiteró que la consulta popular permitirá conocer la opinión de la sociedad en relación a la forma y contenido que deberá tener esa enmienda con la cual Rousseff pretende atender las críticas de los manifestantes al sistema político actual.

"Será un plebiscito con el que millones de personas podrán ir al fondo del asunto y pronunciarse sobre los puntos esenciales de la reforma política", manifestó el titular en rueda de prensa.

Mercandante indicó que uno de los puntos del plebiscito será la financiación de las campañas, en el sentido de si debe ser pública, privada o mixta, como es actualmente.

Otro aspecto que ya está prácticamente definido es una consulta sobre los candidatos para las elecciones parlamentarias.

En ese caso, se preguntará si deben votarse las listas propuestas por los partidos, como es actualmente, o si cada legislador será elegido según los votos obtenidos en forma individual, explicó el ministro.

El Ejecutivo tiene previsto realizar el plebiscito antes del próximo agosto y, de acuerdo a Mercadante, su resultado servirá para orientar al Senado, que será el verdadero responsable por la reforma.

"El Congreso tendrá la última palabra, pues la Constitución dice que las leyes electorales y todo tipo de alteración constitucional son de su exclusiva competencia", precisó.

No obstante, consideró que, una vez realizado el plebiscito, "sería impensable que el Congreso se niegue a aceptar lo que el pueblo proponga".

Apoyo unánime

En la reunión con Rousseff participaron dirigentes de diez de los partidos de la base oficial en la plenaria y, según dijo el presidente del Partido Socialista Brasileño (PSB), Eduardo Campos, la propuesta de la mandataria obtuvo un apoyo unánime.

"Con el plebiscito, el Congreso podrá conocer la opinión objetiva de la sociedad y definir una reforma política que, hasta ahora, no se ha aprobado debido a los intereses específicos de uno u otro sector político", aseguró.

Campos comentó que "las manifestaciones de las últimas dos semanas han dejado claro que el pueblo brasileño quiere una reforma política, lo cual desafía a todas las instituciones y a los partidos a dar una respuesta convincente".

Por su parte, el ministro de Justicia, José Eduardo Cardozo, que también participó de la reunión en el Palacio de la Alborada, dijo que "hay un consenso sobre la consulta popular previa y no en un referendo, como han sugerido algunos líderes políticos. En un referendo el pueblo es consultado después de que el Congreso aprueba un texto base", apuntó.

La víspera, Dilma Rousseff propuso que sea la población la que decida, a través de un plebiscito, la creación de una Asamblea Constituyente para que sea ésta la que se encargue de una reforma política, cuya necesidad fue evidenciada por las masivas protestas iniciadas hace un par de semanas.

Entre las medidas previstas para dar respuesta a las demandas populares -detonadas por el frustrado intento de elevar 20 centavos el precio del transporte y por las "condiciones leoninas" impuestas por la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA) para que el Brasil fuera sede del Mundial en 2014- está en primer término la elaboración de un Plan Nacional de Movilidad Urbana, que priorice el transporte colectivo.

Como segunda medida el Gobierno planteó asignar el ciento por ciento de las regalías que se obtienen por la explotación de petróleo para la educación, una propuesta que está sujeta a debate en el Congreso.

El tercer punto anunciado por la jefa del Ejecutivo fue la contratación de médicos extranjeros para ampliar el servicio del Sistema Único de Salud (SUS).


Descarga la aplicación

en google play en google play