Escúchenos en línea

Gobierno colombiano abandona pláticas con campesinos del Catatumbo

Bogotá. Agencias. | 11 de Julio de 2013 a las 09:00

El diálogo entre campesinos y representantes del Gobierno se rompió por divergencias entre las partes, cuando se cumple un mes de las protestas el Norte de Santander.

"El gobierno se levantó de la mesa a la medianoche... se cerraron en la condicionalidad de levantar los bloqueos para poder hablar y se fueron", explicó César Jerez, de la Asociación Nacional de Reservas Campesinas y uno de los grupos que encabeza la protesta en Tibú, en el departamento de Norte de Santander.

El gobierno "no puede tener una posición tan sorda y cerrada... (frente a) esta gente que está aquí sufriendo", añadió.

Al menos 6.000 moradores de la denominada zona del Catatumbo -compuesta por siete municipios de Norte de Santander, entre ellos Tibú- comenzaron el 11 de junio un bloqueo con piedras y palos y se apostaron sobre dos carreteras de acceso a aquella región en reclamo de la suspensión de los planes para destruir los cultivos de coca y que el gobierno autorice la creación de una zona de reserva campesina en el Catatumbo. Los campesinos dicen que no levantarán el paro hasta que no se atiendan sus reclamos.

La protesta, una de las más largas y conflictivas que ha enfrentado Santos, ha sido descrita incluso por voceros oficiales como un pulso clave frente a las discusiones de paz que lleva adelante el Gobierno con las Farc, debido a que toca temas que están en la agenda de las negociaciones, como los cultivos ilegales y la posesión de las tierras.

El Gobierno ha dicho que no suspenderá la erradicación de los sembradíos de coca en Norte de Santander -al menos 3.490 hectáreas- mientras esquiva, según Jerez, dar una respuesta sobre la creación de la zona de reserva campesina, una figura legal creada en 1994 que permite desembolsos de dinero en una región específica y donde los campesinos producen generalmente en forma de cooperativa.

Voceros de las Farc desde La Habana han apoyado la protesta del Catatumbo.

La protesta y negociación del Catatumbo "me parece que es clave para el proceso de paz porque aquí donde se deteriore esto, evidentemente se pierde confianza allá (en Cuba) o allá donde se pierda la confianza, eso tiene un efecto un acá. Esto es un tema supremamente complicado de manejar", dijo Luis Eduardo Garzón, actual consejero presidencial para el diálogo social y uno de los representantes ante los campesinos en Tibú.

"Creo que los campesinos tienen un plan y justa razón de protestar", dijo Garzón en una entrevista con Caracol Radio. "Pero aquí hay una utilización de alguna manera... lo de La Habana no tiene un efecto simplemente alrededor de (la mesa en) Cuba. No, eso tiene un efecto en Colombia", agregó Garzón al destacar que en los diálogos en Cuba no hubo un acuerdo claro sobre el asunto de las zonas de reserva campesina, que las guerrillas han dicho buscan ampliar en territorio y autonomía.

Con la demanda oficial de primero levantar los bloqueos viales antes de cualquier acuerdo, las negociaciones del Catatumbo se encuentran estancadas mientras Tibú, una población de unos 40.000 habitantes, está paralizada, sin comercio y escasez de alimentos y combustible, según las autoridades.

Aunque ha habido por lo menos dos intentos previos de negociaciones, la noche del miércoles y la madrugada del jueves "desafortunadamente no se logró ningún acuerdo", dijo Nohora Oliveros, secretaria de gobierno de Norte de Santander.

Ojalá "el levantamiento de la mesa no vaya a generar complicaciones acá de orden público", añadió la funcionaria, al destacar que en los últimos días han entrado a Tibú unas 60 toneladas de alimentos en aviones de la fuerza aérea, así como parte de la estatal Ecopetrol y el ejército.


Descarga la aplicación

en google play en google play