Escúchenos en línea

Mandatario peruano optimista y sin cambios ante crisis externa

Lima. PL. | 28 de Julio de 2013 a las 13:44

Una visión optimista respecto a las fortalezas de Perú ante el impacto de la crisis económica externa y la ratificación de la política de mercado vigente, planteó este domingo el presidente Ollanta Humala en su mensaje por el aniversario nacional.

El mandatario hizo esas referencias al cumplir dos años y en medio de manifestaciones de descontento contra una ley de reforma del régimen laboral de la administración pública, que forma parte de las reformas de esa política cuyos detractores califican de neoliberal y que rige desde hace dos décadas.

"Mi gobierno ha asumido el manejo económico con mayor responsabilidad y en el transcurso de estos dos años los indicadores señalan que se ha tomado la decisiones correctas", afirmó, a tiempo de remarcar el concepto de "crecimiento con inclusión social".

Señaló el mandatario que hay incertidumbre en la economía global y los precios, la demanda externa empieza a retroceder y se contraen algunos rubros peruanos de exportación.

En ese contexto, mencionó la posibilidad de que haya terminado el ciclo externo auspicioso para el crecimiento de la economía peruana, como advierten que ocurre diversos expertos que auguran graves dificultades por ello.

Añadió que el país tiene indicadores económicos sólidos para hacer frente a la compleja situación, como las elevadas reservas internacionales y el bajo nivel de endeudamiento.

También mencionó Humala la mayor capacidad adquisitiva de la clase media y el esfuerzo emprendedor -de oficios y negocios por cuenta propia- de la población como "los principales activos de este escenario".

Añadió que Perú se mantiene como uno de los países de mayor crecimiento en el mundo y reivindicó la creación bajo su administración de 800 mil puestos de trabajo, así como el descenso del índice de desempleo en siete por ciento.

Según el gobernante, la economía peruana se diversifica y las exportaciones no tradicionales son un tercio del total y tienen un valor de 11 mil millones de dólares y las de servicios cinco mil millones, pese al difícil contexto económico externo.

Reconoció, sin embargo, como meta pendiente, convertir a Perú en país industrializado, lo que pasa por hacer que dependa menos de sus materias primas y más del talento de los jóvenes, según dijo.

El jefe de Estado ratificó la política de amplio apoyo a la inversión extranjera y las empresas privadas, lo que aplaudieron comentaristas conservadores y el presidente de la Confederación de Empresarios Privados, Alfonso García Miró.


Descarga la aplicación

en google play en google play