Escúchenos en línea

Gobierno cubano prioriza la política de reciclaje de desechos

La Habana. Agencia PL. | 22 de Julio de 2014 a las 11:31

La adquisición de modernas tecnologías para el desmantelamiento de instalaciones industriales y la recopilación de las estadísticas del fondo de desechos metálicos del país, evidencian que Cuba prioriza su política de reciclaje trazada hasta el 2016.

Justo en ese año se revisará la nueva Política de Reciclaje en el país, aprobada en diciembre de 2012 por el Consejo de Ministros.

Esta se propone concentrar la actividad empresarial estatal en la recuperación de las grandes fuentes generadoras y el procesamiento industrial, elevar la recuperación y el procesamiento mediante la introducción de tecnologías, y estimular la participación de capital extranjero en los procesos inversionistas.

En conversación con Prensa Latina la vicedirectora general de la Unión de Empresas de Recuperación de Materias Primas, Marilyn Ramos, comentó que ya se hizo un levantamiento de todo el potencial de materias primas reciclables que genera el país, incluyendo la capacidad instalada para su procesamiento industrial, además de las posibilidades de esta industria para atraer capital foráneo en la creación de nuevas capacidades.

Entre las primeras acciones de esta política mencionó la compra de nuevas máquinas para el desarme de instalaciones industriales, ya que la falta de esa avanzada tecnología no permitía aprovechar industrias en desuso con grandes volúmenes de chatarra ferrosa.

Ramos agregó que también se ejecuta una inversión en el desguazadero de buques de Bahía Honda, en el occidente del país, con el objetivo de incrementar sus capacidades y poder desmantelar todas las embarcaciones no utilizadas o abandonadas en las costas cubanas, otra posibilidad de tributar a la economía del país.

Una nueva planta en la central provincia de Cienfuegos que da la posibilidad de recuperar algunos tipos de plásticos que hasta el momento era imposible reciclar con niveles de calidad y standares internacionales adecuados para la exportación, están entre las acciones enumeradas por la funcionaria.

La política ahora en marcha, y que será revisada en 2016, se complementará con una nueva ley de reciclaje, en fase de estudio, y la aplicación de precios que estimulen desde el que genera el desecho hasta el recuperador, algo que los acercará cada vez más a las cotizaciones que funcionan en el mercado internacional.

Aunque aún es corto el tiempo, las primeras evaluaciones arrojan que en el primer año estas modestas acciones permitieron recuperar más de 420 mil toneladas de desechos reciclables, equivalentes a dejar de erogar 220 millones de dólares, si el país hubiera tenido que importar esas materias primas.

No obstante, aunque se alcanzaron cifras históricas en cuanto a la recuperación en 2013, aún existen dificultades que obstaculizan la actividad, como es el caso de entidades que incumplen las entregas pactadas en los contratos, y la diferencia de precios para la compra de materias primas entre las empresas estatales y los particulares, que no es estimulante.

COOPERATIVAS PARA RECICLAR MÁS

La aplicación de la Política de Reciclaje también tiene entre sus novedades la creación de tres cooperativas en las provincias de Artemisa, Mayabeque y Camagüey.

En apenas un año de trabajo, la de Mayabeque, en el municipio de San José de las Lajas, muestra datos favorables en las utilidades, ingresos de sus asociados y cumplimientos en las entregas de chatarra y otros renglones.

Estas cooperativas, de acuerdo con su funcionamiento, una vez cumplido el encargo estatal pueden vender el producto reciclable a terceros o a trabajadores por cuenta propia.

Orlando Falgueiras Arencibia, presidente de la Cooperativa de Reciclaje de Artemisa, declaró que en el caso específico de su entidad tuvieron un encargo estatal de tres mil 038 toneladas de materia prima, el cual fue sobrepasado con cuatro mil 404 toneladas.

Para el cierre de este año su colectivo se propone cinco mil toneladas de recuperación de desechos sólidos, entre la población y el sector estatal.

Con estas experiencias el director general de la Unión de Empresas de Recuperación de Materias Primas, Jorge Luis Tamayo, anunció que esta modalidad se extenderá a otros 12 territorios del país, al considerarse viable y positivo su aporte no estatal a la recuperación de material reciclable.

Las autoridades del Ministerio de Industrias, máximo responsable de esta actividad en el país, consideran que la forma más sencilla de sustituir importaciones es la recuperación de materias primas, de ahí la importancia de priorizarla e involucrar a la mayor cantidad de gente posible con una cultura y mentalidad de recuperación.

Se trata de que desde cada hogar ya se haga una primera clasificación de los desechos sólidos por su origen, no mezclar el papel con el nylon, ni los metales con los no metálicos.

Estos temas son objeto de estudios en las escuelas cubanas, con asignaturas afines que explican la trascendencia del reciclaje para el medio ambiente y la economía de la nación.


Descarga la aplicación

en google play en google play