Escúchenos en línea

Iglesia católica chilena critica falta de sustento en reforma a educación

Santiago de Chile. EFE. | 27 de Julio de 2014 a las 15:32

El arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, criticó los proyectos de ley parciales que ha impulsado el Gobierno chileno para reformar el sistema de educación y afirmó que aún no se ha presentado un "sustento sólido" para los cambios que se promueven.

"La falta de arquitectura de la reforma me hace percibir un esfuerzo enorme por fabricar puertas y ventanas sin saber, sin embargo, para cuál edificio se está construyendo", declaró Ezzati, cabeza de la Iglesia chilena, en una entrevista difundida el domingo por el diario El Mercurio.

"Se ha privilegiado lo instrumental, dando por supuesto lo que es esencial, es decir, el hecho educativo puesto al servicio del crecimiento de todas las personas, parte esencial de una comunidad justa, solidaria y fraterna", agregó.

Una de las principales metas del Gobierno de la socialista Michelle Bachelet es reformar el sistema de enseñanza en Chile, mejorando su calidad y otorgando gratuidad en todos sus niveles.

Pero hasta ahora, se han enviado al Congreso proyectos que abordan parcialmente ese objetivo, orientados a terminar con el lucro en los establecimientos educativos, el copago de parte de los padres y la selección de alumnos en los colegios que reciben subvención estatal.

A juicio de Ezzati al conocerse sólo el contenido de esas iniciativas "no se ha planteado qué cosa de verdad se quiere hacer con la educación de los jóvenes en Chile, qué tipo de personas, de sociedades".

"Aquí han estado presentes las partes, pero no sabemos dónde tienen su consistencia", afirmó.

El arzobispo expresó también su inquietud por los aspectos de la reforma que aún no se han dado conocer.

"Me preocupa lo que no se dice; la visión del hombre y de la sociedad que subyace en los fragmentos propuestos; el papel del Estado y de las sociedades intermedias que se propicia, en particular, el papel irrenunciable de la familia en la educación de los hijos", sostuvo.

La Iglesia chilena, al igual que en buena parte de Latinoamérica, tiene fuerte presencia en la enseñanza primaria, secundaria y universitaria, a través de distintos establecimientos particulares que son administrados por congregaciones o fundaciones sin fines de lucro.

El Gobierno ha dicho que la reforma a la educación establecerá los contenidos educativos generales que se deben entregar en los colegios, pero que no interferirá sobre los proyectos específicos que los inspiren, entre ellos, la formación religiosa.

Pese a ello, Ezzati planteó dudas sobre hasta dónde puede llegar la interferencia del Estado, especialmente si se establece un modelo que privilegie el fortalecimiento de establecimientos públicos financiados por el fisco.

"Una educación que se defina por el dinero lo contamina todo y puede llegar hasta lo moralmente indebido", dijo.

"También el Estado puede caer en la tentación, cuando por ejemplo condiciona el aporte de la subvención a sus criterios ideológicos, limitando o controlando indebidamente la autonomía de los proyectos educativos", indicó.

"Rechazamos una educación o instrucción de masa, que hace manipulable a la persona humana y la reduce a número", añadió.


Descarga la aplicación

en google play en google play