Escúchenos en línea

Argentina es un buen ejemplo en lucha contra la impunidad

Buenos Aires. Agencias. | 13 de Septiembre de 2014 a las 08:57

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) destacó especialmente el funcionamiento del Banco Nacional de Datos Genéticos de Argentina, mediante el cual se han encontrado niños robados en la dictadura militar.

El Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias reconoció que en Argentina “el proceso de enjuiciamiento de los crímenes contra la humanidad ha tenido un desarrollo cuantitativo y cualitativo”.

En un informe presentado en el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en Ginebra, se destacó que el país suramericano es “un ejemplo mundial en la lucha contra la impunidad”, por lo cual se debe “continuar con el desarrollo del sistema establecido”.

El Grupo de Trabajo de la ONU también indicó en el informe que Argentina “ha realizado numerosos avances en materia de desaparición forzada”, especialmente de índole legislativo.

En ese aspecto, destacaron la adopción de la ley que reglamenta el funcionamiento del Banco Nacional de Datos Genéticos, con especial mención al reencuentro de Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, con su nieto, Ignacio Guido Carlotto Montoya, luego de 36 años de búsqueda.

Asimismo, reconocieron la incorporación de la desaparición forzada como delito autónomo, la creación de la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad y del Centro de Asistencia a Víctimas de Violaciones de Derechos Humanos.

Finalmente, el grupo dijo estar satisfecho por el establecimiento del Programa de Verdad y Justicia, al interpretar que “muestra claramente el compromiso del Gobierno para hacer frente a las cuestiones de las desapariciones forzadas de forma estratégica”.

Las conclusiones surgen de la revisión en materia de derechos humanos realizada por el Grupo de Trabajo que visitó Argentina desde julio de 2008 hasta el 2014.


Descarga la aplicación

en google play en google play