Escúchenos en línea

Distensión navideña en Perú tras protesta de jóvenes

Lima. Agencia PL. | 23 de Diciembre de 2014 a las 09:55

La distensión de la semana navideña parece instalarse hoy en Perú tardíamente, tras una multitudinaria marcha de protesta en esta ciudad contra una nueva ley de empleo para jóvenes, a los cuales reduce sus derechos laborales.

La movilización, que se replicó en ciudades del interior como Arequipa, Piura, Ica, Cusco y Chimbote y las marchas fueron protagonizadas por jóvenes estudiantes y trabajadores a los que se sumaron algunos parlamentarios de centro de izquierda y diversas personalidades.

La protesta en Lima se desarrolló desde el atardecer hasta cerca de la medianoche, recorrió el centro de la ciudad y se dirigió hasta el exclusivo barrio de Miraflores, tras lo cual dos grupos de manifestantes regresaron a la céntrica plaza San Martín, su punto de partida.

Uno de los grupos, de miles de manifestantes, ocupó la vía rápida que une al centro con el sur de la ciudad, lo que generó gran congestionamiento de tránsito en las rutas alternas.

En su recorrido inicial, la marcha arreció los lemas contra la ley a su paso por los locales del gobernante Partido Nacionalista y de la Confederación de Empresarios Privados, que apoya la ley puesta en vigencia la semana pasada.

Los jóvenes trabajadores y estudiantes condenaron también a grupos opositores y conservadores como los partidos Aprista y Fuerza Popular, que tras apoyar los regímenes laborales especiales con derechos recortados, se oponen a la polémica ley para jóvenes por intereses electorales.

La movilización fue pacífica y en su trayecto no hubo disturbios como ocurrió el pasado jueves en la primera marcha contra la norma, y la concurrencia, según pudo observarse en un recorrido de las columnas, fue igual o mayor esta vez.

La policía actuó con moderación y el ministro del Interior, Daniel Urresti, aseguró previamente a los marchistas que los uniformados no usaría caballería ni armamento y tenían orden de resguardar a los jóvenes y prever posibles incidentes violentos.

Los manifestantes reclaman la anulación de la ley, defendida nuevamente ayer por el presidente Ollanta Humala y el ministro de Economía, Alonso Segura, quien dijo que "no hay marcha atrás" y la norma seguirá en pie.

Según el punto de vista oficial, la ley reconoce parcialmente los derechos de los jóvenes y propicia su contratación con el sueldo mínimo, frente a una realidad en la que son explotados sin que se les reconozca derecho alguno, mientras los manifestantes sostienen que solo busca explotar a la juventud.

Lo visto en las dos marchas parece indicar que, tras las desmovilizadoras fiestas de Navidad y Año Nuevo, los jóvenes seguirán protestando, para que la ley sea anulada por el parlamento.


Descarga la aplicación

en google play en google play