Escúchenos en línea

Brasil duda si será mayor productor de autos de Latinoamérica en 2015

Sao Paulo. Notimex. | 28 de Diciembre de 2014 a las 13:51

Con caídas en ventas y producción cercanas a los dos dígitos, Brasil desconoce si en 2015 recuperará su cetro de mayor productor de autos de América Latina, arrebatado en 2014 por México, que registra “cifras históricas” de expansión.

Los datos presentados en diciembre reflejan bien la tendencia brasileña: la producción en noviembre cayó un 9.7 por ciento, las ventas 2.7 por ciento y las exportaciones –muy dependientes de Argentina- 42 por ciento respecto al mismo mes de 2013.

Con reservas cercanas a 40 días de ventas, el sector automotriz ha decidido extender vacaciones y paros colectivos en diciembre, con empresas que han negociado interrupciones de cuatro y cinco semanas, mientras en 2014 el número de empleos perdidos suman 12 mil, según la Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores de Brasil (Anfavea).

De acuerdo con esas cifras, a diferencia de 2013, la fabricación de vehículos se situará este año por debajo de los tres millones y medio de unidades.

Una situación diametralmente opuesta a la de México, donde el sector vive una bonanza histórica impulsada por las exportaciones a Estados Unidos y Canadá.

De enero a noviembre, la exportación mexicana de autos creció un 8.2 por ciento, las ventas nacionales 6.2 por ciento y la producción 8.7 por ciento, con lo que México terminará el año con una producción cercana a la cifra récord de tres millones 300 mil unidades.

Esos datos han elevado a México al rango de mayor productor de América Latina, cetro que no está claro que el país norteamericano pierda en 2015, pues las perspectivas en Brasil no son nada optimistas.

Varios son los factores que pesan sobre el gigante sudamericano para el próximo año, en especial la desaceleración económica, que podría desembocar en un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de apenas el 0.8 por ciento para 2015.

A esta situación se añade el hecho de que, desde enero de 2015, los vehículos brasileños sufrirán el impacto de un reajuste de los impuestos, encareciendo casi 4.5 por ciento el precio de los autos de menor cilindrada, con las consecuencias que ello puede traer al mercado.

En ese escenario, se antoja particularmente compleja la negociación automotriz entre los gobiernos de Brasil y México, pues en marzo de 2015 finaliza el acuerdo entre las partes para limitar el comercio bilateral de este sector con cuotas anuales.

A pedido de Brasil, el comercio entre los dos países está sujeto desde 2012 a cuotas de importación de vehículos y autopartes fabricados en México, ya que estos son mucho más competitivos que los de sus homólogos brasileños.

El monto de las cuotas es de mil 640 millones de dólares entre marzo de 2014 y el mismo mes de 2015, por lo que, si se superan las importaciones de automóviles o autopartes mexicanas por ese importe en ese periodo, se aplica un arancel del 30 por ciento.

Los acuerdos firmados abarcan hasta marzo de 2015 y después, teóricamente, ambos países deben volver al libre comercio, pero esta situación es improbable por la crisis que vive el sector en Brasil, por lo que las partes podrían acordar un nuevo periodo de cuotas.

Fuentes mexicanas que solicitaron el anonimato señalaron a Notimex que se está esperando la composición del nuevo gabinete brasileño, que tomará posesión el 1 de enero, para comenzar a abordar el asunto de forma política.

A nivel privado, las montadoras de ambos países se han pronunciado a favor del “libre comercio” y han manifestado esta situación a sus respectivos gobiernos.

“Nosotros defendemos el libro comercio. Pero quienes tienen que decidir son los gobiernos en sus negociaciones”, dijo recientemente a Notimex Luiz Moan Yabuki, presidente de la Anfavea, quien viajó a finales de 2014 a México.


Descarga la aplicación

en google play en google play