Escúchenos en línea

Mujica cree que por desarrollo logrado en Uruguay jóvenes ya no quieren irse

Montevideo. EFE. | 11 de Febrero de 2015 a las 16:03

El presidente de Uruguay, José Mujica, afirmó que hace diez años, cuando la izquierda llegó por primera vez al Gobierno, la emigración se había transformado en un "fenómeno estructural" y los jóvenes querían irse del país, algo que a su juicio ya no ocurre por el desarrollo económico y social conseguido.

En un prólogo escrito para el libro "Los juegos del poder", del politólogo Oscar Bottinelli, y publicado en la página web de la Presidencia, Mujica repasa los cambios que a su juicio ha sufrido el país desde que en 2005 Tabaré Vázquez consiguió alzarse como el primer presidente de izquierdas de la historia de Uruguay.

Según el veterano mandatario, hace diez años, los demógrafos indicaban que la emigración se había transformado en un "fenómeno estructural" y las encuestas mostraban que la "inmensa mayoría" de los jóvenes tenían como aspiración irse del país.

"Era éste un sentimiento profundamente arraigado, fruto de décadas de dificultades, decepciones y fracasos y, por lo tanto, muy difícil de modificar", explica Mujica, que el próximo 1 de marzo cederá el mando a Tabaré Vázquez, que se convertirá de nuevo en presidente del país tras vencer en la segunda vuelta electoral del pasado 30 de noviembre.

Tras una década de Gobierno del bloque de izquierdas Frente Amplio, Mujica cree que numerosos indicios parecen mostrar que el clima ha cambiado radicalmente y que el proceso de emigración se detuvo, que los jóvenes se quedan en el país, y miles de uruguayos sueñan con el retorno.

Además, en su opinión, los jóvenes investigadores encuentran posibilidades de trabajo y "el nivel de inversión de extranjeros, pero también de compatriotas en Uruguay, se ha casi duplicado".

"La realidad parece mostrar que hemos cerrado un ciclo, un ciclo de estancamiento, de frustración nacional, de derrotas y sufrimiento, e iniciado uno nuevo, en el que el desarrollo económico y social, la esperanza de un mejor porvenir colectivo y el desarrollo personal de cada uno de sus integrantes se presenta como una perspectiva posible", sintetiza el mandatario.

En el prólogo, el presidente también precisa que esta nueva época no es una vuelta al pasado, la restauración del Uruguay de la década de 1950, sino "parte de un espiral de crecimiento".

"Retoma el espíritu de optimismo, la voluntad de crecimiento y el bienestar de aquellos años, pero lo proyecta al futuro, al siglo XXI en el que vivimos y en el que el país, con mesura pero orgullosamente, busca insertarse con éxito", añade Mujica.

El todavía presidente uruguayo concluye que muchos de los "desgarramientos" que el país sufrió en las últimas décadas del siglo pasado, y cuyas "consecuencias" cree que aún arrastra, en la memoria colectiva y las historias personales encuentran su "origen y su explicación" en esa "crisis económica y social, de identidad", y en ese "estancamiento" que postró al país "por tantos años".


Descarga la aplicación

en google play en google play