Escúchenos en línea

Marcha define líneas políticas en Argentina

Buenos Aires. Agencia PL. | 18 de Febrero de 2015 a las 15:58

Promovida con gran énfasis por los medios y políticos opositores, la marcha en Argentina en homenaje a un fiscal cuya muerte resulta un misterio, pero con marcados tintes antigubernamentales, sigue suscitando expresiones a favor y en contra.

No hay espacio hoy en los canales de televisión, radio y la prensa digital escrita abiertamente opuestos al Gobierno, que son la mayoría, que no resalten la llamada manifestación de los fiscales o que no tengan invitados que ataquen al Ejecutivo.

Se dijo que sería una manifestación de silencio, sin connotación partidaria y sin expresiones irrespetuosas, pero no hay nada más alejado de la verdad con solo apreciar por la misma prensa que la divulga los carteles que portarán los manifestantes.

Los convocantes y partidarios de la movilización dicen que lo hacen contra la impunidad, por la verdad y la justicia, y es precisamente eso lo que el Gobierno de la presidenta Cristina Fernández reclama.

Hoy lo volvió a reiterar el jefe de la Secretaría de Inteligencia, Oscar Parilli, en una audiencia en la Cámara de Diputados que debate la reforma a los servicios secretos: "Al Gobierno es al que más le interesa que se conozca la verdad sobre la denuncia y la muerte de Nisman".

Este fue el fiscal que desde 2004 investigó el atentado en 1994 a la asociación judía AMIA la cual centró selectivamente en inculpar a iraníes, pero cuando el Ejecutivo pactó un Entendimiento con Irán para que estos fueran interrogados, rechazó el arreglo.

E inesperadamente lanzó a mitad de enero una insólita denuncia contra la Presidenta y el canciller, Héctor Timerman, de encubrir a Irán a cambio de petróleo.

Cuando iba a ser interpelado en el Congreso sobre su imputación, apareció muerto el día antes de un balazo en la cabeza.

Su insólita denuncia y extraña muerte dieron pie a una desaforada campaña opositora, incluso desde un sector del Poder Judicial y según el Centro de Militares Demócratas de Argentina el Gobierno hoy encara una estrategia de golpe de Estado blando.

Un colectivo de artistas, intelectuales, periodistas y miembros del poder Judicial presentaron un documento en el cual afirman que la marcha tiene "claras intenciones políticas" y repudiaron el intento de "golpe blando".

Denunciaron además la existencia de un "lobby" para apartar a la fiscal Viviana Fein, quien investiga la muerte de Nisman.

Desde ayer, en especial el diario Clarín desató una campaña de descrédito contra la investigadora con la utilización de una joven, usada por la propia Fein como testigo ocular de los procedimientos de las pericias iniciales.

El galardonado escritor Mempo Giardinelli aseveró que el documento que circularon lo rubricaron en tan solo un par de días más de 25 mil personas contrarias a la marcha.

La Central de Trabajadores de Argentina Capital, el ala regional en Ciudad Buenos Aires de la CTA Autónoma, opuesta al gobierno, también rechazó la marcha.

"Nosotros tomamos una decisión independiente; también defendemos la movilización popular y el derecho a manifestarse; nos provoca indignación la injusticia, pero no compartimos las consignas y propuestas", precisa su breve comunicado.

La CTA Capital, en cambio, adelanta una manifestación para el 24 de marzo donde "estaremos en Plaza de Mayo junto a nuestros 30 mil compañeros detenidos-desaparecidos", en alusión a los asesinados durante la última dictadura cívico-militar (1976-1983).


Descarga la aplicación

en google play en google play