Escúchenos en línea

Duro golpe a potencial candidato oficialista peruano

Lima. PL. | 28 de Febrero de 2015 a las 13:53

El duro revés sufrido por la potencial candidatura presidencial del exministro del Interior Daniel Urresti y las preocupaciones por la creciente presencia militar de Estados Unidos en Perú destacaron en la semana nacional.

Apenas al día siguiente de la entusiasta inscripción de Urresti en el gobernante Partido Nacionalista, primer paso rumbo a una posible candidatura presidencial en 2016, un fiscal lo acusó formalmente por el asesinato de un periodista.

El fiscal Luis Landa pidió el jueves 25 años de cárcel para el general retirado, como presunto autor mediato del crimen del periodista Hugo Bustíos, en la provincia de Huanta de la región centroandina de Ayacucho, en noviembre de 1988.

La imputación fue saludada como paso hacia la justicia por la viuda de Bustíos, Margarita Patiño, y las organizaciones de derechos humanos, lamentada por el oficialismo, que la considera una posible maniobra política y casi celebrada por la oposición.

El entusiasmo con el que fue inscrito Urresti, en presencia auspiciosa de la primera dama y jefa del Partido Nacionalista, Nadine Heredia, se debió a la alta popularidad del polémico personaje.

El torpedo de flotación que el pasado del exministro fue casi celebrado en particular por parlamentarios del expresidente Alan García y Keiko, la hija y heredera política del exgobernante encarcelado Alberto Fujimori, así como por la prensa afín.

Tras su virtual lanzamiento político, Urresti dijo que su objetivo era impedir que García -por tercera vez- y Keiko Fujimori lleguen a la presidencia, para lo cual casi a diario los confronta con recordatorios de su complicado pasado vinculado a la corrupción.

Al conocerse la acusación del fiscal, el presidente Ollanta Humala manifestó su extrañeza porque se anunciara al día siguiente de la inscripción partidaria y señaló que el acusado le ha asegurado ser inocente y que de cualquier manera debe afrontar la imputación.

Parlamentarios oficialistas como Josué Gutiérrez y Téofilo Gamarra consideran muy posible que en el dictamen adverso al exministro tengan que ver los partidos Aprista, de García, y Fuerza Popular, de Keiko Fujimori, por la influencia que, afirman, tienen en el poder judicial y el ministerio público.

Gutiérrez abogó por el acusado y señaló que el crimen de Bustíos, una de las acciones de guerra sucia en la represión de los grupos armados, fue juzgado hace mucho tiempo y tres militares fueron condenados y años más tarde uno de ellos, por inquina personal, inculpó a Urresti.

Los acusadores argumentan que Urresti era jefe de inteligencia del cuartel de los militares asesinos y estaba a cargo de operaciones irregulares de ese tipo, lo que el negó al declararse inocente otra vez tras la imputación fiscal.

De otro lado, parlamentarios y analistas manifestaron preocupación por la entrada frecuente y con escaso control, aseguran, de grupos de militares norteamericanos, en varios casos como instructores de tropas contrainsurgentes.

Los legisladores Sergio Tejada y Juan Pari señalaron que esa presencia puede afectar la soberanía nacional, a raíz de la aprobación del arribo al vecino puerto del Callao, en septiembre próximo, de tres mil 200 soldados en un portaaviones, para una estancia de seis días, según la embajada norteamericana.

La semana fue impactada también por marcha de miles de ciudadanos, de repudio a la llamada "televisión basura", que exigió mayor calidad a las estaciones privadas de televisión y rechazó los numerosos programas frívolos y escandalosos que ofrecen.


Descarga la aplicación

en google play en google play