Escúchenos en línea

Mujeres originarias argentinas marchan por la esperanza

Buenos Aires. Agencia PL. | 21 de Abril de 2015 a las 17:00

Líderes femeninas de pueblos originarios de Argentina entregaron este martes al Congreso de la Nación un proyecto de ley que convoca a establecer el Consejo de Mujeres Originarias por el Buen Vivir.

Representantes de las diversas comunidades autóctonas efectuaron esta tarde la I Marcha de Mujeres Originarias por el Buen Vivir, desde el monumento al General Roca en la intersección de Perú y Avenida de Mayo, y por toda esta vía hasta la sede legislativa.

Acompañadas por el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, las líderes ingresaron al recinto parlamentario para entregar el anteproyecto que proponen.

La iniciativa sugiere que el Consejo Nacional de Mujeres Originarias por el Buen Vivir sea "un ente autónomo y autárquico sin dependencia orgánica ni funcional de ningún estamento del Estado".

Cada comunidad designará a dos compañeras para integrarlo de acuerdo con su filosofía ancestral y modos propios de organización, al tiempo que precisa que el Buen Vivir significa "restablecer la cohabitación en reciprocidad y armonía entre los pueblos y con la naturaleza".

Ese órgano deberá realizar un proceso de consultas participativas para elaborar normativas y políticas que garanticen el Buen Vivir.

El proyecto solicita se dote al Consejo de iniciativa parlamentaria y se le otorguen los fondos para su funcionamiento.

En Argentina existen con mayor o menor número de miembros 38 pueblos originarios diseminados por todo su vasto territorio, aunque la mayoría se encuentran en el norte del país.

Hoy el 56 por ciento de las argentinas desciende -total o parcialmente- de ancestros indígenas, según un estudio del Servicio de Huellas Digitales Genéticas de la Universidad de Buenos Aires.

Pero la mitad más seis por ciento se desprende de sus raíces para desarraigar el futuro, se lamentó Moira Millan, coordinadora de la marcha de este martes, a la que se sumaron miembros o descendientes de las comunidades mapuche, wichí, qom, guaraní y quilmes, entre otras.

La activista mapuche explicó que la idea de esta movilización surgió hace tres años en un encuentro del barrio Toba de Rosario, provincia de Santa Fe, y que la concibieron "no como una manifestación para adquirir derechos, sino como una marcha para proponer la esperanza".

Durante la movilización las participantes también denunciaron la violencia que sufren que en muchas ocasiones termina en feminicidios a ancianas y adolescentes para callar sus tradiciones y demandas.

Igualmente, condenaron las consecuencias de la contaminación de la tierra, sus cuerpos y territorios por las empresas transnacionales.


Descarga la aplicación

en google play en google play