Escúchenos en línea

Ex presidente Lula acusa a periodistas de revista brasileña por daños morales

Sao Paulo. Agencia PL. | 30 de Julio de 2015 a las 12:49

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva acusó este jueves ante la justicia a cuatro periodistas de publicar falsos argumentos en la revista Veja y demandó una reparación por daños morales.

El reportaje, denominado "Le llegó la hora" de este fin de semana último en Veja, revela que uno de los empresarios involucrados en el escándalo de corrupción en Petrobras decidió revelar secretos devastadores sobre una supuesta participación de Lula da Silva y uno de sus hijos en este caso.

Se repiten prácticas comunes: Veja miente, hace acusaciones infundadas y sin pruebas, presenta conclusiones sin sentido y evidencias, y no muestra pruebas y ataca la honra e imagen del exmandatario de Brasil, señala un comunicado del Instituto Lula.

Los abogados del exgobernante solicitaron una reparación por daños morales y calificaron de "repugnante" esa publicación, por las claras intenciones de herir la reputación de una persona sin ofrecer elementos de juicio.

"La libertad de comunicación y de prensa supone la necesidad de que el periodista o el medio sean pautados por la verdad", lo cual no se cumplió en este caso, indica el Instituto.

En dicho reportaje se utiliza una presunta delación premiada de José Adelmário Pinheiro, de la empresa OAS, la cual fue desmentida poco después por sus abogados defensores.

No existe ninguna declaración de Adelmário Pinheiro ante el Ministerio Público, ni nada de lo expuesto corresponde con la verdad, destacaron letrados.

Los periodistas acusados son Robson Bonin, Adriano Ceolin y Daniel Pereira, firmantes del reportaje de portada de la última edición de Veja y también el director de redacción de la revista, Eurípedes Alcántara.

Con esta acción Lula pretende parar las publicaciones de varios artículos en su contra, difundidos por Veja, sin pruebas algunas, que fueron desmentidos en su momento.

Diputados y senadores alertaron en días pasados sobre las pretensiones de sectores de oposición, encabezados por medios conservadores, de intentar vincular al expresidente brasileño (2003-2010) con el esquema de desvío de dinero y contratos inflados en la petrolera estatal.

En este sentido, existe una investigación judicial contra el ex jefe de Estado, criticada por líderes nacionales e internacionales, de que Lula da Silva influyó para que empresas nacionales lograran contratos en otras naciones.

Para el excanciller Celso Amorim, estas imputaciones son absurdas y son fruto de un extremo grado de radicalización política.

"Apoyar a empresas brasileñas en temas que son de interés de Brasil, dentro de la legalidad, corresponde. Creo que sería incluso sorprendente que un presidente o expresidente no lo hiciera", aseveró.


Descarga la aplicación

en google play en google play