Escúchenos en línea

Fallo de Tribunal de Cuentas motiva desorden político en Brasil

Brasilia. Agencia PL. | 8 de Octubre de 2015 a las 10:21

El fallo del Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU) de reprobar las finanzas públicas del Gobierno en 2014 genera una algarada política, debido a las consecuencias de tal decisión para la presidenta brasileña, Dilma Rousseff.

Poco después del dictamen del TCU, el Ejecutivo federal divulgó un comunicado en el cual señala que esa resolución constituye apenas un parecer previo sobre las cuentas públicas, pues este asunto deberá ser sometido a una amplia deliberación en el Congreso nacional.

"Los órganos técnicos y jurídicos del Gobierno federal tienen la plena convicción de que no hay motivos legales para rechazar las cuentas. Además, consideran indebida la pretensión de penalizar acciones administrativas destinadas a mantener los programas sociales para la población de Brasil, como el Bolsa Familia, Mi Casa Mi Vida", señala la nota.

El líder de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, destacó asimismo que esa decisión no basta para promover de inmediato un juicio político contra la jefa de Estado en el parlamento.

Cunha considero que ese fallo del Tribunal de Cuentas corresponde a 12 meses del mandato anterior de Rousseff, y no se puede contaminar el pasado con el actual segundo periodo de gobierno.

Puntualizó que ese resultado era esperado, pues fue previamente anunciado y ahora corresponde al Congreso apreciar lo determinado por el TCU y ofrecer un resultado final.

Antes de hablar de un proceso político contra la mandataria de Brasil, el legislativo tiene primero que decidir si desaprueba las cuentas públicas correspondientes al pasado año y evaluar las implicaciones que tendría este resultado en el actual segundo mandato de la dignataria, manifestó.

Medios de prensa nacionales señalaron que tras estas declaraciones, la máxima autoridad de los diputados recibió en su residencia en Brasilia a parlamentarios de la oposición para examinar las posibles opciones a impulsar la semana próxima.

Miembro de un ala radical del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), Cunha se alió a bancadas opuestas al Ejecutivo para descomponer las propuestas de Rousseff en ese órgano.

En este contexto, el nuevo titular de la Casa Civil, Jaques Wagner, manifestó que el rechazo de las cuentas públicas no puede ser usado para impulsar un juicio político contra la presidenta del país, ni como una herramienta de lucha política.

Wagner prometió intensificar el dialogo con todas las fuerzas políticas con miras a lograr un entendimiento en plena democracia.

Parlamentarios del Partido de los Trabajadores (PT), en el gobierno, denunciaron que hubo influencia políticas en el fallo del TCU e indicaron que ahora resta al legislativo decidir sobre este tema.

"La bola está ahora en el Congreso" y tenemos mucho por delante que discutir sobre este asunto, aseveró en el Senado Delcídio do Amaral.


Descarga la aplicación

en google play en google play