Escúchenos en línea

América Latina muestra necesidad de crear colchones fiscales

Ciudad de México. Agencias. | 8 de Octubre de 2015 a las 10:27

El frenazo en América Latina, que viene en gran medida dado por el abrupto retroceso de Brasil y en menor medida Venezuela, demuestra la importancia de diversificar la economía y desarrollar colchones fiscales.

"Muchas economías están dando signos ya de recuperación, aunque tenue, lo estamos viendo en Chile y en Perú", aseguró Alejandro Werner, el director para el Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI) frenazo de América Latina al comentar la revisión a la baja de las perspectivas regionales.

"Hay ciertos indicios de haber tocado fondo en muchas de ellas, por lo que la vuelta al crecimiento positivo lo prevemos para el próximo", agregó ante los periodistas.

El Fondo, en su quinto año consecutivo de rebaja de las previsiones de crecimiento en Latinoamérica, situó a la región en recesión este año con una contracción de 0,3 por ciento este año y un leve repunte el próximo de 0,8 por ciento.

Este frenazo responde al crecimiento negativo previsto para Brasil (-3 por ciento para 2015), Venezuela (-10 por ciento este año) y, en menor medida, Ecuador (-0,6 por ciento).

Werner apuntó que Brasil necesita "restablecer objetivos fiscales que manden una señal a los mercados de consolidación para adelante" y dejar clara la "voluntad política" para hacerlo.

Por otro lado, defendió el trabajo de políticas macroprudenciales por parte de países como Chile y Perú, que si bien registran desaceleración en su avance, aún crecerán este año 2,3 por ciento y 2,4 por ciento, respectivamente, así como Colombia, que se expandirá este año un 2,5 por ciento.

Todos ellos han sufrido los efectos de la caída de los precios de las materias primas, metales y energía, pero han sido capaces de gestionar el impacto con solidez y "sin estallidos inflacionarios" como ocurría en el pasado.

En el lado positivo, se encuentra Centroamérica, que impulsada por estos mismo bajos precios y la recuperación de la economía estadounidense, registrará unas tasas de crecimiento del 3,9 por ciento este año y 4,2 por ciento el próximo.

Encabezado por Panamá con un 6,0 por ciento en 2015, el resto de las economías mostrarán tasas saludables: un 3,0 por ciento para Costa Rica, un 2,3 por ciento para El Salvador, un 3,8 para Guatemala, un 3,5 para Honduras y un 4 por ciento para Nicaragua.

Asimismo, para México, y pese a tratarse también de un importante exportador de crudo, el organismo prevé un crecimiento del 2,3 por ciento este año y un 2,8 por ciento en 2016.

En el caso de Argentina, el Fondo ve unas "tendencias económicas insostenibles" debido al gran "impulso fiscal" dado este año, y que acabarán afectando el crecimiento en 2016 cuando se prevé que entre nuevamente en recesión.

Las previsiones sitúan a Argentina con una expansión del 0,4 por ciento este año, cuando se celebran elecciones presidenciales, y una contracción del 0,7 por ciento el próximo.

Para Werner, la región ha manejado mejor sus políticas monetarias, con el tipo de cambio flexible actuando como una efectiva herramienta para amortiguar los golpes a la moneda.

Por contra, no la hecho tan bien desde la perspectiva fiscal, muchos países se han quedado sin espacio en este frente para contrarrestar el cambio de ciclo económico, lo que repercutirá sobre los niveles de gasto público.

En este contexto de nubarrones regionales, a los que se añade la ralentización de China, se celebra la Asamblea Anual del FMI y el Banco Mundial, que se prolongará hasta el sábado 10 de octubre y que reunirá a representantes de sus 188 países miembros, en lo que supone su regreso a Latinoamérica después de casi medio siglo.


Descarga la aplicación

en google play en google play