Escúchenos en línea

Cubanos esperan que se acabe el bloqueo

La Habana. Agencias. | 20 de Octubre de 2015 a las 10:26

Para la articulista, Alice Walker, la Revolución cubana se ha hecho tan ilustrativa que los ciudadanos de la isla solo aspiran ver el tiempo en que se ponga fin del bloqueo estadounidense, pero no se rinden ante la "a la brutal dictadura de los bancos, la violencia militar y económica".

Cuba vive desde el 19 de octubre de 1960 las consecuencias del bloque económico, financiero y comercial impuesto por el Gobierno de Estados Unidos, que inició con el decreto de prohibición de exportaciones a la isla, a excepción de alimentos, medicinas y equipos médicos.

Este decreto llevó en 1961 al rompimiento de las relaciones bilaterales entre ambas naciones debido a las medidas socialistas adoptadas tras la llegada al poder de las fuerzas revolucionarias contra régimen dictatorial de Fulgencio Batista en 1959.

El Gobierno revolucionario impulsado por el líder Fidel Castro, comenzó a gestionar políticas sociales para recuperar las riquezas del país en favor del pueblo, lo cual afectó los intereses norteamericanos que, durante más de un siglo, saquearon los recursos naturales de la mayor de las Antillas influyendo en su política interna, según datos recopilados en el libro “El proceso de las nacionalizaciones en Cuba”.

La política estadounidense rechazó la voluntad del nuevo Ejecutivo para realizar drásticos cambios económicos que beneficiaran a las mayorías, – entre ellos la reforma agraria –, y produjo un estallido diplomático histórico, que generó una respuesta sancionatoria por parte de EE.UU., convirtiéndose en bloqueo total y guerra económica.

En su afán para doblegar a la Revolución cubana, endureció las medidas de restricciones de las exportaciones y ahora el bloqueo es total.

Más de cinco décadas de restricciones         

Para 1962, mediante la Orden Ejecutiva Presidencial 3447, EE.UU. aplica formalmente el bloqueo total del comercio con Cuba, y luego prohibió la entrada en territorio norteamericano de cualquier producto elaborado con materia prima de origen cubano.

Dos años después, el Departamento de Comercio norteamericano restringió totalmente los embarques de alimentos y medicinas a Cuba, aunque en la práctica estos productos ya no se usaban de manera frecuente.

“Durante cuatro visitas y una cantidad igual de décadas he sido testigo del daño destructivo que el bloqueo norteamericano ha causado a uno de los pueblos más nobles de la tierra. Ha sido algo que desgarra el alma”, opina la articulista Alice Walker en su texto ¡Es tiempo de poner fin al bloqueo contra Cuba!

A partir del establecimiento total del bloqueo, el pueblo cubano ha resistido los intentos de dominación estadounidense, pese a que con el Gobierno de Barack Obama (2010), analistas y funcionarios del Ejecutivo cubano pensaron que terminar con las restricciones sería negociable.

Obama anunció en septiembre de 2010 la extensión de la Ley de Comercio con el Enemigo, la cual fue promulgada como medida de guerra en 1917 para restringir el comercio con naciones consideradas hostiles, señala el texto de EcuRed.

La decisión del mandatario fue la continuación de la medida contra el pueblo cubano. En un memorando de extensión la Administración Federal afirma que: "La continuación de estas medidas referentes a Cuba conviene a los intereses nacionales de Estados Unidos".        

En 2013, Obama prorrogó por un año más las sanciones comerciales y financieras contra la isla a modo de mantener el bloqueo de acuerdo con la citada ley.

¿Se acerca el fin del bloqueo?          

Actualmente, ambas naciones se encuentran en un proceso de normalización de sus relaciones bilaterales, tras el anuncio hecho por el presidente cubano, Raúl Castro y su par norteamericano el 17 de diciembre de 2014.

Delegaciones de los países han dialogado en tres ocasiones sobre la base del respeto a las diferencias políticas. Cuba ha solicitado a Estados Unidos que lo excluya de la lista de países patrocinadores de terrorismo, devuelva la base naval de Guatánamo y el fin del bloqueo.

EE.UU. accedió a sacar al país de la llamada lista negra y posteriormente se concretó la apertura de embajadas en Washington y La Habana. No obstante, estos primeros pasos no indican que las relaciones estén fortalecidas, debido a que las partes han acordado mantener la comunicación sobre el tema a futuro.

Aunque se ve lejos el cese de las restricciones comerciales, los cubanos ven esperanzas en las exigencias internacionales y las de gobernadores norteamericanos para que termine el bloqueo.

”Ninguna revolución ha significado tanto para mí como la cubana. Me encuentro entre millones por todo el mundo que, bien nacidos en la pobreza o comprendiendo sus causas, han empeñado su compromiso con una forma de vida”, recuerda Walker.    

En tanto, la nación caribeña seguirá abogando por la observación de principios del Derecho Internacional refrendados en la Carta de las Naciones Unidas, así como las normas establecidas por la Convención de Viena sobre las Relaciones Diplomáticas y Consulares, que deben servir para fortalecer los vínculos bilaterales y del funcionamiento de las respectivas misiones. 


Descarga la aplicación

en google play en google play