Escúchenos en línea

Jornada proselitista se multiplica en Argentina

Buenos Aires. Agencia PL. | 9 de Noviembre de 2015 a las 09:19

Vecinos autoconvocados en plazas barriales, festivales populares, rezos colectivos y otras disímiles actividades son manifestaciones que actualmente se multiplican en Argentina a favor del candidato presidencial del Frente para la Victoria (FpV), Daniel Scioli.

Luego de la experiencia que movilizó a miles de personas el fin de semana pasado, durante este sábado y domingo hubo muchas más en varias provincias en favor del aspirante del FpV.

Scioli deberá definir en las urnas ante Mauricio Macri, el representante de la alianza de derecha Cambiemos, quien será el presidente de Argentina para los próximos cuatro años el domingo 22. Restan dos semanas y ambos intensifican sus respectivas campañas.

A 14 días de la segunda vuelta, los números son duros para ambos contendientes, que deberán esforzarse, incluido un debate televisivo de por medio, para intentar convencer y captar el voto entre siete millones de electores que les fueron esquivos en la primera vuelta del 25 de octubre.

Ese cúmulo de votantes favoreció a los otros cuatro postulados que estuvieron en la carrera electoral.

"A dos semanas del nuevo encuentro con las urnas, el pronóstico es difícil", opina Eduardo Anguita en un análisis para el servicio Infonews, el cual basa en estadísticas electorales.

De ahí que los simpatizantes del FpV y quienes no quieren un cambio radical en la conducción del gobierno aumentan las manifestaciones y se expresan de diversas formas a favor de la continuidad que encarna Scioli, quien afirma que "mantendrá lo que haya que mantener y cambiará lo que haya que cambiar para mejorar el país".

Como muestra de este resurgir del activismo popular, el espacio político cultural Artistas para la Victoria organizó diversos festivales que se realizaron en simultáneo en varias provincias este domingo

Por otro lado, el movimiento cristiano "Misión Familia" convocó a feligreses de todas las congregaciones a reunirse el domingo 15 en el recinto ferial Tecnópolis para rezar por el futuro de Argentina.

En otra singular manifestación, profesionales, facultativos y científicos asociados a la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires realizarán un lavado de plato simbólico en protesta contra Macri.

Le tildan de haber ignorado las políticas de respaldo al desarrollo científico durante sus ocho años como gobernador en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El sábado, vecinos autoconvocados y diferentes organizaciones de la capital nucleadas en un espacio de juventud recorrieron el barrio porteño de Caballito en apoyo al candidato FpV bajo la consigna "Sean eternos los laureles que supimos conseguir", que es una estrofa del himno argentino.

La Marcha del Orgullo de la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales, intersexuales y trans (Lgbit), que fue multitudinaria el sábado, se convirtió en expresión de respaldo al político del FpV. El gobierno de este espacio en los últimos 12 años garantizó y aseguró mediante leyes sus derechos.

El revés que sufrió el FpV al perder la provincia de Buenos Aires a manos de Cambiemos el 25 de octubre dejó sinsabor y decepción entre sus simpatizantes, que ahora comienzan a salir del impasse, al tiempo que Scioli intensifica su campaña de a pie en conversaciones con vecinos en incesantes recorridos por diversas localidades.

Acorde con las estadísticas que cita Anguita, para ganar por la mínima diferencia, Scioli necesita sumar 13 puntos más de los que sacó en primera vuelta. Es decir, deberá agregar algo así como tres millones 200 mil votantes. Macri, que alcanzó 660 mil votos menos, deberá sumar tres millones 800 mil sufragios para triunfar.

El candidato del FpV consiguió el 25 de octubre el 37 por ciento del escrutinio por 34 el aspirante de Cambiemos, pero el margen le resultó insuficiente en virtud de la Ley Electoral para proclamar victoria, por eso van a una definitoria segunda vuelta.

Anguita señala que esos números significan que la fórmula del oficialismo, tras 12 años de gestión, precisa el 45 por ciento de quienes no lo votaron el 25 de octubre para aspirar a ocupar el sillón presidencial.

Macri, por su parte, sin un partido con tradición e integrante de una alianza electoral frágil, pero apoyado en un astuto "marketing" político, deberá conquistar al 55 por ciento de quienes no le dieron el voto en la primera vuelta para llegar a la Casa Rosada.

Hasta ahora ninguna de las ocho consultoras legalmente autorizadas a realizar encuestas públicas se ha arriesgado a emitir los resultados de algún sondeo si lo ha hecho.

Esto genera más expectativas sobre el desenlace que habrá el domingo 22, cuando los argentinos acudan a las urnas para escoger entre dos distintas visiones de país.


Descarga la aplicación

en google play en google play