Escúchenos en línea

Gobierno brasileño anuncia corte en gastos presupuestarios

Brasilia. Agencia PL. | 30 de Noviembre de 2015 a las 11:13

El gobierno brasileño anunció este lunes un corte en el presupuesto de 10 mil 700 millones de reales (dos mil 800 millones de dólares) que afecta servicios públicos para impedir irregularidades en el cierre de las cuentas de 2015.

Un decreto de la presidenta Dilma Rousseff, publicado en el diario de la Unión (Gaceta oficial), revela la decisión del ejecutivo de cortar fondos para cumplir con una recomendación del Tribunal de Cuentas (TCU).

La disposición invalida a los ministerios a realizar cualquier gasto que no sea ineludible, pues se suspenden los pagos en todos los sectores de la administración pública, lo cual fue calificado por el ministro de Hacienda Joaquim Levy "de "emergencia fiscal".

Según la normativa, en los casos en que los recursos no sean suficientes para el pago de compromisos indispensables "las autoridades deben justificadamente pedir al Ministerio de Hacienda la necesidad de fondos adicionales con miras a pagar esas obligaciones".

El corte contempla un bloqueo de los desembolsos de servicios, de teléfono, agua y electricidad, de viajes, pasajes de avión, hospedaje y de becas en Brasil y en el exterior, entre otras.

La decisión de eliminar 10 mil 700 millones de reales fue acordada el viernes pasado por Rousseff, ante la demora del Congreso de aprobar una propuesta de nueva meta fiscal por un valor de 119 mil millones de reales (31 mil 300 millones de dólares) para 2015.

Levy destacó que con esta acción se busca impedir irregularidades en el cierre de las cuentas de 2015 por el hecho de que el legislativo no aprobó el cambio de la meta fiscal, el cual prevé un superávit de 1,1 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

La expectativa del gobierno es que la propuesta de meta fiscal sea aprobada por los parlamentarios en las próximas dos semanas, lo cual permitiría a la administración la anulación inmediata de esa medida, aseveró.

El Ministro de Hacienda destacó que las dificultades para alcanzar la meta prevista de este año no fue porque se gastó mucho, sino porque los ingresos cayeron demasiado, más allá de cualquier predicción oficial o del mercado.

Por ello, consideró necesario vencer ahora los impasses políticos y cierta apatía de algunos segmentos empresariales en ratificar el plan mínimo de la reforma estructural con menos gasto y los impuestos, para conseguir en 2016 un crecimiento del PIB.

Las dificultades económicas y la baja recaudación de recursos llevaron al ejecutivo a cambiar su propuesta inicial de superávit primario, por un valor de 55 mil millones de reales (unos 14 mil 500 millones de dólares) y prever ahora un déficit primario de 51 mil 800 millones de reales (13 mil 600 millones de dólares), el cual deberá ser aprobado por el Congreso.


Descarga la aplicación

en google play en google play