Escúchenos en línea

El mundo que a Darwin le faltó conocer en Islas Galápagos, Ecuador

Quito. Agencia PL. | 12 de Diciembre de 2015 a las 10:54

La biodiversidad de las Islas Galápagos inspiró a Charles Darwin durante los estudios que le llevaron a plantear su teoría de la evolución por selección natural, pero allí existe un mundo que en pleno siglo XVII él no puedo ver.

El explorador de National Geographic Enric Sala indagará en el mar de ese famoso archipiélago ecuatoriano para mostrar al mundo la riqueza marina mediante un documental que contendrá vistas a los que solo la tecnología del siglo XXI puede acceder.

Todo el mundo es consciente de la influencia que tuvieron las Galápagos en Darwin y su teoría de la evolución por la selección natural, pero hay un mundo maravilloso que él no vio: el submarino, apuntó el especialista.

Con la venia de los Ministerios de Ambiente y de Turismo de Ecuador, el Doctor en Ecología Marina y líder del proyecto Pristine Seas, de National Geographic, se lanzó al mar este 2 de diciembre en un submarino capaz de descender hasta 450 metros de profundidad.

Además, tenemos unas cámaras remotas que podemos lanzar a miles de metros de profundidad para explorar montañas submarinas donde no ha bajado nadie todavía, y ahí esperamos encontrar especies nuevas, reveló poco antes de emprender la travesía.

Por supuesto, el submarino es solo un aditamento más de la expedición que lidera un barco de la célebre entidad donde más de una docena de científicos realiza apuntes y comparaciones, mientras un grupo de realizadores edita el material fílmico con vistas a elaborar un documental de una hora de de duración.

De acuerdo con Salas, National Geographic trabaja con algunos de los cinematógrafos submarinos mejores del mundo y financiará por completo esta expedición en mares ecuatorianos hasta el 23 de diciembre.

El documental podría estar listo para mediados del próximo año y a la sociedad sin ánimos de lucro le gustaría ponerlo a disposición de todas las entidades educativas del país suramericano.

Al decir de Salas, si un extraterrestre viniera a la Tierra durante una semana y le pidiera un plan para cada día, él le recomendaría pasar al menos uno en Galápagos, un conjunto de 19 islas declaradas Patrimonio de la Humanidad en 1978 por la Unesco.

Según precisó, la expedición también se propone contribuir a la excelente investigación científica que ya se ha llevado a cabo por el Parque Nacional Galápagos y otras instituciones, además de difundir al mundo mediante el documental una riqueza submarina extraordinaria y aún desconocida.

Por ejemplo, en Galápagos existe la mayor biomasa de tiburones del planeta, puntualmente concentrados en las islas Darwin y Wolf, sitiales favoritos de tiburones martillo y tiburones ballenas.

Esta última especie aparece citada por las autoridades del archipiélago como uno de los principales atractivos turísticos pues a muchos buzos les gusta nadar junto a los inmensos depredadores, pacíficos, en contraste con los menores en tamaño pero salvajes tiburones martillos.

Las aguas de la zona oeste del archipiélago, alrededor de las islas Isabela y Fernandina, catalogadas como la más productivas, albergan la mayor cantidad de especies endémicas, esas que según Salas no se encuentran en ningún otro lugar del planeta, y por tanto constituyen poderosos atractivos turísticos.

Recientes estudios económicos demuestran que hasta el 84 por ciento del valor de Galápagos proviene del turismo marino, la gente viene de todo el mundo a ver especies marinas, advirtió el explorador.

Al mismo tiempo, reconoció el valor extraordinario del trabajo de conservación que ha realizado Ecuador en las islas y que, a su juicio, lo ha convertido en referente número uno en el mundo, no solo ambiental sino en aprovechamiento sostenible de los recursos marinos.

El ministro presidente del Consejo de Gobierno de Galápagos, Eliecer Cruz, confesó que en su parte terrestre y marina el archipiélago no deja de sorprender a sus moradores cada día.

La biodiversidad en la parte marina quizás es igual o más importante que la terrestre y todavía queda mucho por descubrir, reconoció.

De ahí la importancia de expediciones como esta y por ello el gobierno de Ecuador las respalda en su más alto nivel, enfatizó.

El funcionario reveló como claves para la conservación en Galápagos la existencia de una junta de manejo participativo integrada por habitantes, pescadores artesanales, el sector turístico, y donde las decisiones se toman por consenso.

Un régimen especial diferente ha permitido muchos avances en cuanto a conservación y apropiación de la comunidad local.

Obviamente, la pesca industrial está excluida de la reserva, pero la pesca artesanal puede beneficiarse de toda esta riqueza que existe para el turismo sin dudas, detalló Cruz.

Pristine Seas, de National Geographic, conduce expediciones científicas que examinan el ecosistema marino entero, desde lo más pequeño, a lo más grande, desde microbios, hasta tiburones.

Algunas de esas expediciones han conllevado al descubrimiento de nuevas especies para la ciencia.

Las zonas prístinas son territorios antiguos, de cierto modo primitivos, que han sido dominadas por los máximos depredadores de la cadena alimenticia: lo tiburones.

Pero más allá de la inyección de adrenalina que para algunos pueda significar, esta característica torna a las áreas más resistentes a disturbios como tormentas, enfermedades y, en una mayor escala, al cambio climático.

Varios estudios dan cuenta de ello y de la posibilidad de hallar nuevas especies con las que un genio como Darwin hubiera flipado y, quien sabe cuánto más hubiera entregado al mundo con su pluma y su mente.


Descarga la aplicación

en google play en google play