Escúchenos en línea

Polémicas alianzas y conflictos en panorama electoral peruano

Lima. PL. | 19 de Diciembre de 2015 a las 13:54

Los esfuerzos por sumar aliados, incluyendo una alianza de corte neoliberal que concita críticas y un conflicto en el partido de la candidata favorita de las encuestas, Keiko Fujimori, marcaron la semana noticiosa en Perú.

Cerrado el plazo para inscribir alianzas ante el Jurado Nacional de Elecciones (JNE), la campaña por los comicios generales del 10 de abril de 2011 se enfoca ahora en la definición de los candidatos a las vicepresidencias.

En el plano de las alianzas, la atención se concentró en la que formaron, tras décadas de enconos y descalificaciones mutuas, pese a su común neoliberalismo, los partidos Aprista, del expresidente Alan García, y Popular Cristiano (PPC), de Lourdes Flores.

Las críticas son casi unánimes, por consideraciones éticas y políticas, y utilizan el calificativo de oportunismo al considerarse que solo se debe a intereses electoralistas, aunque dicen haber dejado atrás el pasado con el fin de impedir que opciones improvisadas afecten el modelo imperante.

Entre las críticas al pacto de los dos partidos tradicionales, la primera dama, Nadine Heredia, lo calificó como un "sanchochado", versión peruana del puchero español o el sancocho colombiano, una sopa con ingredientes a discreción, que solo busca votos de supervivencia.

Con más modestia y menos resonancia, la candidata del Frente Amplio, Verónika Mendoza, anudó acuerdos con un bloque de partidos de izquierda, incluidos comunistas y socialistas, levantando banderas alternativas al neoliberalismo.

La candidata lanzó un plan de gobierno que plantea una revolución económica que atienda a pequeños y medianos empresarios y una política social inclusiva, así como lucha contra la corrupción y contra a inseguridad ciudadana.

Sin aliarse con otros grupos, por no necesitarlo, al encabezar con amplia ventaja las encuestas, con más de 30 por ciento de las preferencias, la neoliberal Keiko Fujimori tiene los problemas en el frente interno y nada menos que con su padre y mentor, el preso expresidente Alberto Fujimori.

El exgobernante difundió desde la cárcel una carta abierta en la que plantea que deben ser candidatos al Parlamento cuatro legisladores muy cercanos a él y de poco atractivo para sectores moderados, por su radical identificación con el régimen de mano dura y corrupción que encabezó entre 1990 y 2000.

Rechazó además tácitamente que los legisladores Martha Chávez, Luisa Cuculiza, Luz Salgado y Alejandro Aguinaga -exministro y médico de cabecera de Fujimori padre-, sean sometidos a la evaluación que Keiko y su entorno realizan para seleccionar a los aspirantes a legisladores.

Mientras la candidata guarda silencio, las críticas señalan que la actitud del preso evidencia que es el verdadero jefe del fujimorismo y de su hija.

Hay también quienes creen que la contradicción sería solo parte de una estratagema para aparentar que son sinceras las distancias que ella aparenta marcar respecto al gobierno de su padre, lo que necesita para ganar votos de electores moderados.

De otro lado, los candidatos buscan votos incorporando candidatos a las vicepresidencias que complemeten su imagen y sumen respaldos.

Mientras Fujimori mantiene en suspenso sus aspirantes a vicemandatarios, el candidato Alan García y su aspirante a primera vicepresidencia, Lourdes Flores, anunciaron que el postulante a la segunda vicepresidencia será David Salazar, exgobernador de la región andina de Ayacucho.

El aspirante neoliberal Pedro Pablo Kuczynski, un acaudalado empresario, presentó una fórmula similar, con una mujer, la exministra de Economía del último gobierno de García, y un líder regional, el gobernador de la sureña Moquegua, Martín Vizcarra.

El casi seguro postulante presidencial oficialista Daniel Urresti, exmilitar, manifestó interés en tener en su fórmula a una mujer y al parlamentario del goberanante Partido Nacionalista Daniel Urresti, de posiciones críticas incluso internamente.


Descarga la aplicación

en google play en google play