Escúchenos en línea

Nuevos mandatarios al frente de alcaldías y gobernaciones colombianas

Bogotá. PL. | 2 de Enero de 2016 a las 14:08

Nuevos alcaldes y gobernadores deciden a partir de este sábado el destino de Colombia desde los territorios, los cuales tienen el reto de allanar el camino para la posible firma de la paz y garantizar el éxito de esa proyectada etapa posbélica.

Los colombianos siguieron con especial interés la toma de posesión del burgomaestre bogotano, Enrique Peñalosa, quien prometió en su primer discurso como mandatario local construir una mejor ciudad para todos, sin milagros a la vista, afirmación que para algunos constituye a la vez una gran interrogante.

Sucesor de Gustavo Petro, principal impulsor del programa conocido como Bogotá Humana -por sus políticas de inclusión social-, expresó que se concentrará en mejorar la seguridad y movilidad, entre otras prioridades como la vivienda y la salud.

La pregunta ahora es si logrará satisfacer las expectativas tras su esperanzador mensaje y por qué vías lo conseguirá, opinan anticipadamente algunos analistas.

Pido paciencia y colaboración, resolver problemas y construir la ciudad que queremos demanda esfuerzos y sacrificios; no soy un mesías, lejos de eso, insistió el recién posesionado alcalde mientras un grupo de vendedores ambulantes mostraba preocupación, con carteles y pañuelos, por la vuelta al poder del político de centro-derecha.

En su anterior mandato al frente de la alcaldía de Bogotá, Peñalosa persiguió a los trabajadores informales por eso decidimos organizar una manifestación, dijo José Manuel Fuentes al diario El Espectador.

Durante esos años no fue de nuestro beneplácito estar en el espacio público, nos quitaban las cosas y no tuvimos cómo trabajar, añadió.

Luego de prometer reorganizar el sistema de transporte capitalino y ejecutar la megaobra del metro con el apoyo del Gobierno Nacional, el alcalde anunció que creará la Secretaría de Seguridad, y el malecón del río Bogotá.

Desde la izquierda la exaspirante a ese puesto, Clara López, una de sus rivales en las pasadas elecciones regionales del 25 de octubre; opinó que el desafío de Peñalosa será preservar las políticas sociales instauradas en los últimos 12 años.

La capital requiere cuidar y preservar lo público, no privatizar las empresas que aún son de nuestro patrimonio común, enfatizó la presidenta de la alianza Polo Democrático Alternativo (PDA).

Previo a la ceremonia de investidura desde Twitter y otras plataformas activistas, políticos, defensores de derechos humanos y ciudadanos dijeron adiós a Petro además de agradecerle por su defensa de las clases vulnerables al frente de la Bogotá Humana, caracterizada por estrategias educativas gratuitas y otras iniciativas ideadas para beneficiar a los estratos más desfavorecidos.

Gracias Petro iniciaste el camino de humanizar la ciudad, la gente pobre también merece la equidad, escribieron tuiteros este sábado.

Con anterioridad el PDA declaró su oposición al gobierno de Peñalosa ante el riesgo de una presunta tendencia privatizadora en el transcurso de su gestión.

La víspera asumieron su mandato la mayoría de los alcaldes de los mil 123 municipios colombianos y los 32 gobernadores departamentales, electos para el período (2016-2019).

Según el presidente Juan Manuel Santos la confrontación bélica impidió el desarrollo pleno de las potencialidades locales, su término permitirá eliminar ese freno, y los nuevos gobernantes serán los responsables de garantizar tal transición, subrayó.

De la austeridad de ellos dependerá también el efectivo empleo de los millonarios recursos planificados para el llamado período de postconflicto.

En correspondencia con los compromisos contraídos, el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) podrían firman la paz este año, mientras se espera el pronto comienzo de diálogos formales con el también insurgente Ejército de Liberación Nacional (ELN), para similares fines.

Con más de siete millones de habitantes, Bogotá constituye uno de los principales centros receptores de desplazados por la guerra interna, realidad que obligó a reacondicionar la urbe para acogerlos y brindarles apoyo, por lo que ese territorio desempeñará igualmente un rol decisivo antes y una vez concluida la conflagración.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play