Escúchenos en línea

Derechista pero no tonto: Ahora Macri acepta inversiones chinas

Washington. Página/12. | 2 de Abril de 2016 a las 08:24
Derechista pero no tonto: Ahora Macri acepta inversiones chinas

El presidente Mauricio Macri se reunió ayer viernes en Washington con el presidente de China, Xi Jinping, para ratificar la “alianza estratégica natural” entre ambos países y la promesa de “incrementar el vínculo bilateral”. Según informó el gobierno argentino, Xi Jinping aceptó revisar los acuerdos suscriptos entre las dos administraciones en los últimos tiempos. “Dijo que los que requieran modificaciones van a ser revisados”, aseguró la canciller Susana Malcorra. En el marco de la Cumbre de Seguridad Nuclear que se realizó ayer la capital norteamericana, Macri también mantuvo reuniones con el primer ministro de Japón y con el presidente del Consejo Europeo. Antes de volver, anoche, el Presidente reiteró su acto de fe acerca de que “esta apertura” que muestra en su acercamiento al mundo desarrollado “traerá un enorme proceso de inversión en el país, como no se veía en décadas”.

Fue el primer encuentro entre Xi Jinping y Macri, la figurita difícil que le faltaba completar al presidente argentino después de la visita de Barack Obama. El encuentro venía envuelto en un clima enrarecido por las promesas de Macri de campaña de revisar los contratos firmados con China por el gobierno de Cristina Kirchner. En particular, por la construcción de una estación espacial en Neuquén y por los contratos para construir dos represas hidroeléctricas en la provincia de Santa Cruz.

Sin embargo, pese a sus resquemores, Macri se mostró ayer muy abierto al capital chino. Expresó que “este apoyo que hemos recibido en infraestructura debe crecer” por lo que invitó a las empresas chinas “a que vengan al país”. “No sólo las energéticas, también para construir puentes, trenes y rutas. Hay zonas áridas e inundables para aprovechar y transformar en áreas productivas, que ayudarían a su demanda alimentaria”, planteó Macri.

El encuentro se realizó en el hotel Omni Shorehan, engalanado con las banderas argentinas y chinas. El formato fue el de una mesa larga, con los presidentes sentados en el medio y sus funcionarios a ambos costados.

Según difundió la Casa de Gobierno, Xi Jinping propuso “estrechar contactos” entre ambos países, y le dio la “bienvenida a la cumbre del G20” que se realizará en septiembre en ese país, y dijo esperar que Macri “pueda realizar una visita de Estado cuando lo considere conveniente”.

Remarcó que China crecerá en los próximos cinco años “al menos al 6,5 por ciento anual” y consideró que gracias a las reformas emprendidas por el gobierno argentino, el país “ha entrado en una nueva etapa de desarrollo”. En ese sentido, Xi Jinping precisó que China es quien recibe “más productos agrícolas argentinos y queremos ampliar ese intercambio en infraestructura, intercambio cultural y social”.

Ese siempre fue uno de los puntos críticos del alto intercambio bilateral. China sólo compra en Argentina materias primas mientras que, a la inversa, Argentina importa grandes cantidades de productos chinos industriales. Por eso, Macri se mostró a favor de “un intercambio comercial más balanceado: queremos exportar más servicios y vender más productos con valor agregado”, y expresó su deseo de ampliar los lazos bilaterales en turismo, con el aumento de la conectividad aérea entre ambos países.

Luego, Macri se reunió también con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, con quien acordó relanzar las relaciones bilaterales “con el objetivo de incrementar la producción, el comercio, y la cultura y adoptar acciones contra el terrorismo y los programas nucleares con fines bélicos”. “Tenemos una pequeña comunidad japonesa y nos gustaría que hubiese una segunda corriente inmigratoria de Japón”, sostuvo Macri, que además invitó a Abe a realizar una visita de Estado. Abe felicitó a Macri “por haber lanzado una economía abierta y libre” y celebró “su retorno al escenario internacional”, subrayando “los avances por la deuda externa”.

Por último, Macri se reunió en el Centro de Convenciones de Washington con el presidente del Consejo Europeo, el polaco Donald Tusk, con quien ratificó su intención de avanzar en el acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europea. Tusk le reiteró al presidente argentino la invitación a la sede de la UE, en Bruselas.


Descarga la aplicación

en google play en google play