Escúchenos en línea

Podrían esperar hasta seis meses para conocer resultados tras exhumación de restos de Neruda

Santiago de Chile. Agencia PL. | 27 de Abril de 2016 a las 10:48

Cautela y moderado optimismo son las sensaciones que dejaron el homenaje y nueva sepultura del afamado Premio Nobel de Literatura Pablo Neruda, cuya muerte todavía es una incógnita 43 años después.

Si cabe la exégesis del caso, los restos mortales del poeta chileno descansan en paz en la Casa-Museo de Isla Negra, con una mirada simbólica al océano Pacífico, como era su voluntad, pero en medio de un proceso de investigaciones en busca de la verdad.

Sebastián Cabezas, secretario ejecutivo del Programa de Derechos Humanos del Ministerio del Interior chileno, declaró a Prensa Latina que se espera entre dos y seis meses resultados de las pericias forenses en laboratorios internacionales.

"En temas como éste hay que tener paciencia. Confiamos en la seriedad de la labor que adelantan expertos de Dinamarca y Canadá con las muestra de los vestigios de Neruda para determinar, si es posible, la causa de su deceso", indicó.

Cabezas reconoció que a partir del descubrimiento de estafilococo dorado en la osamenta de Neruda, se dispararon las alarmas y por primera vez el Gobierno de Chile consideró la probabilidad de que pudo haber fallecido con ayuda de terceros.

Asimismo, al responder a otra pregunta de Prensa Latina, admitió que existen muchas coincidencias en los expedientes del autor de Canto General y el ex presidente de la República Eduardo Frei Montalva.

Con 12 años de diferencia, fueron atendidos en la misma habitación de la clínica Santa María y por la misma enfermera, que según Carmen Frei, la hija del exmandatario, era una agente del dictador Augusto Pinochet.

El concejal comunista Marcelo Pérez se mostró satisfecho con el tributo ofrecido a Neruda en San Antonio, Cartagena e Isla Negra, región de Valparaíso, y a la vez esperanzado en que se conozca pronto la causa real de la muerte de Neruda.

Pérez lamentó al mismo tiempo la actitud de la Fundación que maneja comercialmente las tres residencias del vate en Chile, "en su empeño de despolitizar a un hombre que fue senador y candidato presidencial".

En este sentido, Manuel Araya, chofer y ayudante de 1972 a 1973 del creador de Veinte Poemas de Amor y una Canción Desesperada, criticó a los administradores de la Fundación y en particular a su director general, Carolina Rivas.

Araya, detenido y torturado por la junta militar pinochetista, navegó sin suerte mucho tiempo en la denuncia de que su antiguo jefe "fue envenenado o contaminado" por las huestes golpistas en 1973.

"Nos íbamos a México el 24 de septiembre, pero en la noche del 23 falleció Neruda. Son hechos que no pueden ignorarse, como tampoco tratar a un hombre íntegro de manera mercantil", enfatizó a Prensa Latina.


Descarga la aplicación

en google play en google play