Escúchenos en línea

Brasil deja atrás semana tensa y de cambios

Brasilia. PL. | 14 de Mayo de 2016 a las 14:50
Brasil deja atrás semana tensa y de cambios

La separación temporal del cargo de Dilma Rousseff y la asunción de un gobierno que la propia presidenta calificó de ilegítimo por emanar de un golpe de Estado, distinguieron aquí la semana que concluye este sábado.

Sujeta ahora a la celebración de un juicio político después que el Senado Federal admitiera 55 votos por 22 el parecer del relator Antonio Anastasia favorable a iniciar un proceso de destitución por presunto crimen de responsabilidad, Rousseff dijo sufrir, una vez más, el dolor de la injusticia al ser víctima de una farsa jurídica y política.

En un discurso pronunciado el jueves pasado, poco antes de abandonar el Palacio de Planalto, la jefa de Estado subrayó que había ejercido un mandato digno y honesto y ratificó que luchará, con todos los instrumentos legales a su alcance, para defenderlo y honrarlo hasta el fin del mismo, el 31 de diciembre de 2018.

No cometí crimen de responsabilidad alguno, solo hice lo que la ley me autorizaba a hacer; fueron actos legales, correctos, necesarios, manifestó.

La Presidenta advirtió asimismo sobre los riesgos que derivan de un gobierno sin votos e ilegítimo, "nacido de un golpe, de una especie de elección indirecta" como el que tomó posesión este jueves por un período de hasta 180 días, durante los cuales permanecerá apartada del cargo.

El nuevo ejecutivo está encabezado por el vicepresidenta de la República y ahora mandatario interino, Michel Temer, a quien la propia Dilma calificó en más de una oportunidad de traidor y señaló, junto al ex titular de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha, como los artífices del impeachment.

En su primera alocución pública, Temer anunció que adoptaría como lema de gobierno la frase expresada en la enseña nacional: orden y progreso, la cual consideró no podría ser más actual.

Además consideró urgente "pacificar y unificar" la nación, así como conformar lo que llamó un gobierno de salvación nacional. También convocó a partidos políticos, líderes, organizaciones y al pueblo brasileño a sumar esfuerzos para sacar al país de la grave crisis en que se encuentra.

El flamante presidente interino presentó además su gabinete, que redujo a 23 ministros, siete de los cuales son investigados como parte de la operación anticorrupción Lava Jato y en el cual -hicieron notar medios de prensa aquí desde el primer momento- no incluyó a ninguna mujer, ni a ningún negro.

Uno de los considerados hombres fuertes del nuevo gobierno, el ministro de Hacienda y expresidente del Banco Central de Brasil, Henrique Meirelles, anticipó que el rumbo principal que tomará su cartera será contener el aumento de los gastos públicos.

Según Meirelles, resulta necesario adoptar cambios con tranquilidad para que sean eficaces y puedan producir el efecto deseado: la recuperación del crecimiento económico, y además que, una vez anunciadas e implantadas las medidas, estas se mantengan.

En ese sentido, el flamante titular de Planificación Romero Jucá anunció ya en rueda de prensa la determinación de suprimir, en lo que resta de año, al menos cuatro mil cargos públicos en un intento por reducir los gastos y aumentar la eficacia.


Descarga la aplicación

en google play en google play