Escúchenos en línea

Mandatarios abogan por consolidar la paz en la región

La Habana. Agencias. | 4 de Junio de 2016 a las 14:46

Los Jefes de Estado o de Gobierno en la VII Cumbre de la Asociación de Estados del Caribe (AEC), coincidieron este sábado en consolidar a la región como Zona de Paz, como premisa de unidad y desarrollo compartido.

Al intervenir en el segmento de alto nivel de la reunión, en el Palacio de la Revolución cubana, el presidente de Guyana, David Granger, dijo que la seguridad es esencial para la paz y el progreso de las naciones del área.

Granger afirmó que los recursos deben ser preservados contra el impacto del cambio climático y los conflictos, para lo cual resulta imprescindible la consolidación de la unidad y la cooperación entre los países ribereños del Caribe, meta principal de la cita en La Habana.

Sobre ese aspecto, el primer ministro de Granada, Keith Mitchell, apuntó que esta subregión vive una etapa en la cual la solidaridad ha mostrado su valía, y reconoció el trabajo realizado por los bloques integracionistas del área en los últimos años.

Gracias a la unidad, la AEC tiene actualmente una magnífica oportunidad para concertar iniciativas comunes con las que enfrentar el impacto del cambio climático que afecta especialmente a los pequeños estados insulares, dijo.

Aseguró que la región debe asumir un compromiso absoluto con el aporte de soluciones tangibles en materia de turismo, transporte y comercio, como instrumentos para afianzar la solidaridad y garantizar su desarrollo armónico y sostenible.

En similares términos se expresó el primer ministro de Surinam, Desiré Bouterse, al resaltar los desafíos económicos y sociales que enfrentan las naciones de la Cuenca del Caribe, debido a la situación fluctuante de la economía mundial.

Sostuvo que la región es también una de las más vulnerables respecto a los efectos del cambio climático, por la erosión del suelo y el incremento del nivel del mar, y necesita de la solidaridad y la implementación eficaz políticas medioambientales. Tambián afirmó que acoge con beneplácito el proceso de normalización de relaciones iniciado por Cuba y Estados Unidos el pasado año, el cual, apuntó, contribuirá a mejorar la paz, la estabilidad y el desarrollo en las Américas.

Bouterse expresó la certeza de que la Declaración de La Habana y el Plan de Acción que emanarán de esta Cumbre, constituirán una base sólida para fortalecer esos propósitos.


Descarga la aplicación

en google play en google play