Escúchenos en línea

Uruguay refuerza seguridad con instalación de nuevas videocámaras

Montevideo. Agencia PL. | 23 de Junio de 2016 a las 08:59

El Ministerio del Interior de Uruguay instalará más de tres mil cámaras de seguridad en esta capital y en el departamento de Canelones para reforzar el sistema de videovigilancia, experiencia que se extenderá a otras partes del país.

De los dispositivos dos mil serán colocados en la ciudad de Montevideo y el resto en el territorio aledaño, como parte de las medidas de seguridad implementada por el Poder Ejecutivo para reducir los delitos, manifestó el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, en declaraciones difundidas hoy por el sitio web de la Presidencia.

Hasta mediados del pasado año la ciudad capital contaba con mil 110 de esos aparatos, dijo el funcionario, y añadió que también se introdujeron un avión y tres drones para patrullar desde el aire, medida que será reforzada con tres helicópteros antes de finalizar el año.

Bonomi aseguró que es posible erradicar la inseguridad, y mencionó otras políticas orientadas en esa dirección como las mejoras en la calidad de los registros y documentos de identificación civil.

Se refirió en ese sentido a la emisión de una nueva cédula de identidad, la cual no puede duplicarse al estar confeccionada de policarbonato, además de disponer de un chip que habilita la identificación, firma electrónica y verificador de huella digital.

El ministro del Interior uruguayo valoró también la nueva concepción del trabajo policial y apuntó que "hoy la nueva policía tiene como foco la prevención del delito", al medir su éxito en función de su disminución.

Una sociedad más segura es aquella donde ocurren menos hurtos, rapiñas, homicidios, hechos de violencia doméstica y lesiones personales entre otros crímenes, subrayó

Remarcó que una de las metas del gobierno es reducir de manera sustantiva los delitos contra la propiedad y diseñar una estrategia específica para combatir las rapiñas.

Al respecto, consideró de "muy auspiciosos" los resultados alcanzados en dos meses con la introducción del Programa de Alta Dedicación Operativa (PADO) en el área Metropolitana, donde mil policías comenzaron a operar con horarios irregulares.

Con el PADO se detuvo el ascenso ininterrumpido de las rapiñas desde hace más de una década y disminuyeron en algo más del dos por ciento, enfatizó Bonomi.


Descarga la aplicación

en google play en google play