Escúchenos en línea

Jóvenes puertorriqueños protestan contra junta de control fiscal

San Juan. Agencia PL. | 30 de Junio de 2016 a las 12:18

Sobre un centenar de jóvenes iniciaron este jueves una protesta frente al edificio de Estados Unidos en el sector capitalino de Hato Rey para repudiar el establecimiento de una junta de control fiscal sobre Puerto Rico.

La manifestación, que se transformó en una vigilia hasta mañana, surgió de forma espontánea luego de que el Senado de Estados Unidos aprobara 68-32 el debate en torno a la legislación Promesa, nombre que corresponde a las siglas en inglés de la Ley de Supervisión, Administración y Estabilidad Económica de Puerto Rico.

La protesta ha reunido a representantes de diversos movimientos políticos y sociales, en particular de Junte Contra la Junta, Movimiento Socialista de Trabajadores y el brazo juvenil del Partido del Pueblo Trabajador (PPT).

"Nuestro planteamiento no sólo es antijunta, sino anticolonialista, que nos proponemos comenzar a construir un proyecto de país", expresó Roberto Thomas, portavoz de Junte Contra la Junta.

Explicó que es necesario que los puertorriqueños comiencen a trabajar juntos en la construcción de "un proyecto social, justo, equitativo y de igualdad entre los géneros".

Thomas anticipó que Puerto Rico experimentará protestas en diversos lugares como resultado de la imposición de la junta de control fiscal, cuyo proyecto Promesa se espera sea sancionada este jueves por el Senado federal y que el presidente Barack Obama la firme de inmediato ante el impago este viernes de cerca de dos mil millones de dólares a los acreedores del gobierno puertorriqueño.

"Estamos protestando por las implicaciones que tendrá la junta, sobre todo en la gente joven", afirmó la maestra Sonia Isis, de 26 años, al destacar que lo que espera a los jóvenes puertorriqueños es "cobrar menos por su trabajo, dificultades para estudiar debido al aumento en el costo de la matrícula de la universidad pública y mayores dificultades".

La joven consideró que la junta fiscal no viene a resolver los problemas de Puerto Rico, sino a limitar las posibilidades del pueblo, que habrá de enfrentar carencias en los asuntos básicos, mientras aumenta la luz, el marbete de los autos y el agua potable.

"Esto va a afectar a la gente trabajadora y pobre, mientras los políticos se roban hasta los clavos de la cruz, por lo que hay que pelear en la calle", argumentó Isis, quien cargaba junto a otra joven una manta en la que establecía "No a la junta de control fiscal".

Un grupo de miembros del Movimiento Socialista de Trabajadores denunciaba en otra pancarta "Los bonistas se enriquecen, mientras el pueblo empobrece. No a la junta de control fiscal, no a la colonia capitalista".

"La gente antes que la deuda", "El problema no es la junta, es la colonia", "La democracia murió o ¿es que nunca existió?" y "No a la junta fiscal, Âídespierta boricua" proclamaban varias pancartas que cargaban distintos jóvenes manifestantes, particularmente mujeres.

La activista social Amárilis Pagán, candidata a senadora por el PPT, afirmó que "una cosa es saber que se iba a aprobar (la junta fiscal) y otra cosa es ver que es una realidad".

"Escuchar lo que se estuvo hablando en el Senado durante el día es de las cosas más humillantes que una puede ver como pasó en la Cámara. La insistencia en decir que necesitamos que venga alguien de fuera a tomar decisiones por nosotros y nosotras", expresó en tono molesto la también abogada.

Pagán reconoció que muchas personas quieren la imposición de la junta porque "por años en nuestro país se ha sembrado la idea de nuestra incapacidad y la manera que los líderes que hemos elegidos para los puestos políticos han hecho lo que han querido sin una democracia realmente participativa".

La seguridad frente al edificio federal en el sector de Hato Rey fue reforzada por la Policía, aunque el teniente Cipriano Arnau aclaró que actuaban por iniciativa propia al conocer de la protesta.


Descarga la aplicación

en google play en google play