Escúchenos en línea

Fuerzas Armadas de Bolivia, baluarte de la soberanía nacional

La Paz. Agencia PL. | 4 de Agosto de 2016 a las 11:25

Las Fuerzas Armadas bolivianas son garantía del Proceso de Cambio liderado por el presidente Evo Morales y del cumplimiento del mandato constitucional de defender la soberanía nacional, afirmó el ministro de Defensa, Reymi Ferreira.

En entrevista exclusiva con Prensa Latina, a pocos días del aniversario de fundación de la República el 6 de agosto de 1825 y de los 191 años de creación de sus Fuerzas Armadas, el 7 de agosto, Ferreira aclaró que antes del 2006 Bolivia no era un país soberano.

Previo a la llegada al gobierno del presidente Morales, recalcó, las decisiones nacionales en materia económica las tomaban el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

Las decisiones en materia de política interna estaban en manos de la embajada de Estados Unidos a través de la Agencia Central de Inteligencia (CIA); y la lucha contra el narcotráfico en manos de la Agencia Antidrogas (DEA) norteamericana, reseñó.

Por tanto, subrayó, era muy difícil hablar de soberanía en un país totalmente sometido a poderes externos, y de forma camuflada pero real, la designación de altos mandos militares se discutía previamente con la embajada de Estados Unidos antes de posesionarlos.

Hubo casos de ministros, citó, que se quedaron sin jurar el cargo porque había sospechas en Washington de que podían tener ideas peligrosas para la estabilidad neoliberal imperial.

Eso ha cambiado, afirmó Ferreira, y como antes las Fuerzas Armadas existían en un país sin soberanía su papel era muy débil y había corrientes provenientes del Norte que planteaban reducirlas.

Un proceso político como el que lidera el presidente Evo Morales, con énfasis en la soberanía, la independencia nacional y defensa de sus recursos naturales frente a intereses extranjeros, hace que las Fuerzas Armadas sean absolutamente imprescindibles.

Por lo tanto, subrayó, hoy la política es fortalecerlas, y en estos 10 años se han invertido recursos extraordinarios con ese objetivo. Un solo ejemplo, dijo, en las inundaciones del año 2007 teníamos que pedir prestado helicópteros a países amigos o alquilarlos.

Hoy tenemos una poderosa flota de helicópteros, orientada fundamentalmente a tareas de defensa civil y acciones sociales, pero también a aspectos militares.

Tenemos una renovación importante en la flota de aviones, se ha invertido bastante en el material militar de las Fuerzas Armadas, pero más que eso se ha invertido en salud, con seguro médico y mejorado su alimentación, y en el bienestar de soldados y de oficiales.

Se propicia también, acotó, la oportunidad de que aprendan carreras técnicas en los cuarteles, se orienta el trabajo de las Fuerzas Armadas al desarrollo social, los bonos, la defensa del medio ambiente, el enfrentamiento al contrabando y la defensa civil.

Pero lo más importante en la influencia del presidente Morales en estos 10 años, enfatizó, es que nunca un tanque ha salido a las calles a reprimir, un avión nunca ha bombardeado un pueblo, ni ocurrido una acción militar contra la población civil, y eso es histórico.

Reseñó Ferreira numerosos hechos previos al 2006 donde efectivos militares y policiales realizaron masacres contra la población civil, mientras en la última década sólo ha habido incidentes aislados y los autores fueron procesados y están fuera del instituto armado.

La única intervención militar en este período, recordó, fue para apoyar el Estado de Derecho en el departamento amazónico de Pando, y devolver la tranquilidad a la región luego de que un grupo de mercenarios extranjeros asesinaran a 21 campesinos.

No es raro que por ese compromiso con el pueblo, apuntó, las Fuerzas Armadas sean objeto de un ataque encarnizado por algunos medios de prensa y se publiquen denuncias, la inmensa mayoría infundadas y las pocas fundadas sin información completa.

No dicen por ejemplo que nunca en la historia de este país ha habido tantos generales, almirantes y oficiales presos por varios delitos, incluyendo 20 oficiales procesados por una masacre del 2003, mientras antes había una impunidad total.

Los ministerios de Defensa y Gobierno antes del 2006 manejaban 28 millones de dólares al año en gastos reservados, los que el presidente Morales eliminó, pero la prensa opositora calla y tampoco refleja la gran cantidad de obras sociales que hacen las Fuerzas Armadas.

No es un proceso fácil, aún falta mucho por hacer, admitió Ferreira, pero no hay punto de comparación entre lo que hacían antes los militares y lo que hacen ahora, su actual rol social y su dignidad como defensores de la Patria.

Hemos logrado independizarnos totalmente de cualquier influencia externa en estos años de Proceso de Cambio, y las relaciones que tenemos con países amigos son en un plano de igualdad, dignidad y respeto nunca en el de la subordinación como era anteriormente, concluyó.


Descarga la aplicación

en google play en google play