Escúchenos en línea

El cólera enloda el papel de la ONU en Haití

La Habana. PL. | 4 de Septiembre de 2016 a las 11:46

La evidencia de que los cascos azules desataron el cólera en Haití mantiene este domingo a la Organización de Naciones Unidas (ONU) en una posición incómoda, muy similar a la de alguien que, después de adentrarse en un lodazal, no sabe cómo salir del atolladero.

Para muchos analistas resulta irónico que, lejos de resolver una crisis, los portadores de ayuda humanitaria acabaran sumando una tragedia más al rosario de calamidades que afligen al país caribeño desde hace décadas.

Pero más grave aún es que el organismo internacional -en teoría al servicio de la humanidad- intentó tapar durante años la realidad que venía denunciando la población haitiana desde el estallido de la epidemia en octubre de 2010.

Aunque la Misión de Estabilización de Naciones Unidas en Haití (Minustah, por sus siglas en francés) fue desplegada desde 2004, a raíz de la compleja situación que dejó el derrocamiento del expresidente Jean-Bertrand Aristide, el problema se inició entonces con el arribo de un nuevo contingente de soldados al llamado Campo Annapurna.

Según una investigación interna, esos militares recibieron entrenamiento en Nepal justo en medio de un estallido de cólera, por lo que destaparon el brote cuando las aguas residuales del campamento fueron vertidas con total negligencia en los canales haitianos.


Descarga la aplicación

en google play en google play