Escúchenos en línea

Venezuela tiene una oposición muy débil, afirma José Vicente Rangel

Caracas. Agencia PL. | 5 de Septiembre de 2016 a las 10:55

El excanciller venezolano José Vicente Rangel declaró este lunes que la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) vive una situación de debilidad orgánica muy grande y ha perdido poder de convocatoria.

La MUD deberá revisar sus políticas, porque ni su propia militancia las aprueba, aseguró en la columna El Espejo, publicada este lunes por el diario Últimas Noticias bajo el título La marcha que no fue.

Para el periodista, la revisión de la agenda de la oposición debe comenzar por la Asamblea Nacional (de mayoría opositora), que a instancias del presidente, Henry Ramos Allup, enfrenta sin éxito a otros poderes del Estado, en lugar de convertirse en espacio de diálogo para resolver los problemas de los ciudadanos.

Según opinión del también abogado y político, el pasado 1 de septiembre, cuando triunfaron el civismo y la institucionalidad en el país, es un botón de muestra de la disminución de la influencia de la MUD en la nación.

La derecha le dio a la marcha una connotación de épica bélica, al anunciar que un millón de personas tomaría Caracas, pero la euforia por esa acción violenta y un supuesto derrocamiento del presidente Nicolás Maduro, enseguida se desvaneció, explicó.

Los dirigentes de la MUD dijeron que no era ese el objetivo, sino realizar un acto democrático, respetuoso de la Constitución, para reclamar el referendo revocatorio contra Maduro este 2016. ¿Era creíble esa versión? No. Lo confirmaron quienes al final de la marcha, decepcionados, gritaban ÂíMaldita MUD!, agregó.

Rangel reconoció que Venezuela esperaba un desenlace sangriento de una jornada en la cual se organizaron 'una marcha multitudinaria opositora y una contramarcha del chavismo', sobre todo porque en las redes sociales y los medios de difusión, la derecha exacerbó la tensión para propiciar un enfrentamiento cruento.

Asimismo, celebró que la marcha denominada La Toma de Caracas, convocada de forma irresponsable por la oposición, cargada de violencia y de golpismo, no reunió ni remotamente un millón de personas y tampoco se acercó al centro de la ciudad.

¿Qué determinó este resultado? La debilidad orgánica de la oposición y la voluntad mayoritaria de los venezolanos de dilucidar pacíficamente sus diferencias, de convivir por encima de la polarización. Actitud que se impuso, para frustración de los violentos, ubicados en la cúpula y en la base, comentó.

De todas maneras, lo importante es el triunfo de la normalidad cuando se pensaba que se desataría el caos. Ese día Venezuela dio una lección de responsabilidad y demostró que no necesita de asesores extranjeros para manejar sus asuntos. Hubo paz y no violencia; Maduro no fue derrocado y se mantiene la institucionalidad democrática, concluyó.


Descarga la aplicación

en google play en google play