Escúchenos en línea

Representante de UE indagará medidas para control sanitario en Brasil

Brasilia. Agencia PL. | 28 de Marzo de 2017 a las 12:36

El comisario de Salud y Seguridad Alimentaria de la Unión Europea (UE), Vytenis Andriukaitis, indagará este martes sobre las medidas adoptadas por Brasil para mejorar los instrumentos de control sanitario en la producción de carne y sus derivados.

Andriukaitis se reunirá este martes con varios ministros para conocer además cómo se aseguran la calidad y la transparencia de las inspecciones gubernamentales a las instalaciones de almacenamiento y producción de carne y sus derivados.

Durante una visita realizada la víspera a la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), en Rio de Janeiro, el alto funcionario significó que Brasil es para la Unión Europea un socio comercial muy importante, pero para poder mantener esa asociación el país debe garantizar al ciento por ciento la seguridad alimentaria, advirtió.

Indicó además que la credibilidad de la carne brasileña en el mercado depende solo de los esfuerzos nacionales, y remarcó que el país necesita emprender acciones rápidas y tomar medidas urgentes, manteniendo la buena cooperación y la comprensión mutua, para poder salir de la crisis motivada por la operación policial Carne débil.

La visita de Andriukaitis estaba programada desde antes de esa acción policial y según él, dijo la Agencia Brasil, será una oportunidad para discutir estrategias de cooperación para resolver el problema de la caída de las exportaciones de carne brasileña.

Además de la UE, unos 19 países restringieron las importaciones de carne brasileña tras la operación realizada el pasado día 17, la cual incluyó la investigación de 21 frigoríficos y el cumplimiento de 27 órdenes de prisión preventiva, 11 de prisión temporal, 77 de conducción coercitiva y 194 de búsqueda y captura.

Hasta hoy, el Ministerio de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento prohibió que cinco de los frigoríficos investigados continúen produciendo y la Secretaría Nacional del Consumidor, de la cartera de Justicia y Seguridad Pública, ordenó a tres de estos retirar del mercado parte de sus mercancías producidas en Santa Catarina y Paraná.

Según el ministro de Agricultura, Blairo Maggi, los problemas identificados en la operación Carne Débil (irregularidades cometidas por inspectores agropecuarios al servicio de esa cartera y por propietarios de frigoríficos) son cuestiones 'limitadas y puntuales de mala conducta por parte de algunos servidores'.

Maggi defendió el sistema de control de calidad de la carne brasileña y afirmó que, con el episodio protagonizado por la PF, la imagen del país salió perjudicada, lo cual impactó de inmediato sobre las ventas al mercado externo, que decrecieron de unos 63 millones de dólares diarios a apenas 74 mil.

Una nota difundida ayer por el Movimiento de los Trabajadores Rurales sin Tierra (MST) subrayó que la operación Carne débil sirvió para reafirmar las contradicciones del modelo de agronegocios en Brasil, especialmente en relación con la salud humana y la destrucción del medio ambiente.

Denunció asimismo que una vez más la cuenta está siendo pagada por los trabajadores de la agroindustria de la carne, expuestos a la precarización impuesta por las empresas y que ahora, con las denuncias de la PF, sufren con los despidos en masa.


Descarga la aplicación

en google play en google play