Escúchenos en línea

Latinoamérica tiene el legado del Che, afirma escritor

Buenos Aires. Agencias | 8 de Octubre de 2017 a las 12:15

Carlos Ferrer relató a la agencia parte de su recorrido con Guevara en 1953 por Bolivia, Perú y Ecuador, en años en los cuales descubrieron la realidad social y política latinoamericana.

Conocí al Che con cuatro años, emprendimos viaje por Latinoamérica, fue un "amigazo" que se convirtió en Guerrillero y dejó su legado en todo el continente, afirmó en Bolivia el escritor argentino Carlos (Calica) Ferrer.

En entrevista exclusiva para Prensa Latina, Calica, quien acompañó a Ernesto Guevara durante su segundo recorrido por América Latina, señaló que, estar en Vallegrande, a pesar de no ser la primera vez, lo llena de orgullo y emoción pues \"además de homenajear a un prócer, viene a recordar a un amigo".

Carlos Ferrer relató a la agencia parte de su recorrido con Guevara en 1953 por Bolivia, Perú y Ecuador, en años en los cuales descubrieron la realidad social y política latinoamericana.

Ahora que estoy en Bolivia, tengo el honor de contar que conocí este país gracias al Che, entramos por la ciudad de Villazón en el departamento de Potosí. Veníamos por pocos días, pero nos quedamos un mes; hasta que partimos al lago Titicaca para llegar a Perú, narra Calica, manifestó.

Pero no era la primera vez que el Che visitaba Bolivia, en su primer paso por la nación andino-amazónica con su otro amigo, Alberto Granados, el joven argentino conoció sobre la insurrección del nueve de abril de 1952 en La Paz.

En aquella etapa, el Che envió a su amiga Tita Infante, una carta en la cual narraba lo vivido en La Paz y la insurrección del nueve de abril de 1952.

Bolivia es un país que ha dado un ejemplo realmente importante a América.Vimos el escenario mismo de las luchas, los impactos de bala y hasta restos de un hombre muerto en la pasada revolución (1952) y encontrado recién en una cornisa donde había volado su tronco, ya que exploraron los cartuchos de dinamita que llevaba en la cintura, comentó.

Según Calica, luego de su primer paso por Bolivia y de la segunda ocasión del Che, cuando llegaron a Perú notaron la gran diferencia entre la revolución que se vivía en ese momento en la nación andino-amazónica, con la dictadura peruana donde nos quitaron todos los libros que llevamos, cuenta el escritor argentino.

De acuerdo con el amigo del Che, los planes de ambos jóvenes eran seguir hasta Venezuela, donde se había quedado Granados en el viaje anterior.

Pero como dice la frase argentina, el diablo metió la cola y en Guayaquil, Ecuador decidimos irnos a Guatemala, él se fue a ese país, yo no, señaló.

Ernesto viajó en un barquito que llevaba bananas desde esa ciudad hasta Panamá, empezó a caminar luego pasó a Guatemala, después a México donde conoce a Fidel Castro y entre ellos hubo una química especial que lo transformaría en el Che.

En los ojos de Calica, se reflejaba un cuadro del Che que colgaba del lugar donde dio la entrevista, pero si se miraba bien al fondo, se veía al Ernesto que según su amigo, era dos centímetros más alto que Carlos y con las mismas ideas políticas. "Siempre con grandes horizontes", precisó.

Che fue toda su vida un aguerrido, un guerrillero que cumplió enormes tareas como presidente del Banco Central de Cuba, Ministro de Industrias, Embajador de la Revolución por todo el mundo; pero su mayor obra está en Latinoamérica, indicó Calica.

La Unión de Naciones Suramericanas, la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de América; la revolución de Hugo Chávez y ahora Nicolás Maduro en Venezuela; el Estado Plurinacional de Bolivia con Evo Morales; Brasil con Luiz Inácio (Lula) da Silva y después con Dilma Rousseff, Ecuador con Rafael Correa; todo eso y el continente entero tiene sabor al Che, significó.


Descarga la aplicación

en google play en google play