Escúchenos en línea

Expectativa por posibles novedades en pesquisas de corrupción en Perú

Lima. PL. | 21 de Octubre de 2017 a las 17:03

Importante expectativa generan este sábado en Perú el próximo interrogatorio de un fiscal peruano al empresario brasileño Marcelo Odebrecht sobre dos políticos peruanos y la versión de que dos presos por corrupción habrían decidido hablar.

La posibilidad de que el interrogatorio al presidente de la empresa Odebrecht, aclare los alcances de presuntas referencias al expresidente Alan García y a la líder de Fuerza Popular (FP), Keiko Fujimori, fue abierta con la revelación de que el fiscal José Pérez interpelará al empresario preso.

Fuentes de la fiscalía aseguraron a la prensa que el Ministerio Público autorizó que Pérez interrogue a Odebrecht sobre las anotaciones en su teléfono móvil de las iniciales AG (que muchos suponen es Alan García) y el nombre de la jefa del partido que controla el parlamento peruano con su mayoría.

En el segundo caso, figura el nombre de Keiko y se añade en portugués 'aumentarle 500' y 'hacerle visita', a los que se añade que Odebrecht ha declarado que seguramente aportó fondos a la campaña electoral de Fujimori de 2016 porque era usual para su empresa financiar a candidatos con opción de ganar.

Sin embargo, la dirigente y García niegan haber recibido fondos o haber tenido cualquier clase de vínculo ilegal con la empresa brasileña y, ante acciones del Ministerio Público para investigarlos sobre estos y otros casos, se declaran víctimas de maniobras políticas.

El fiscal Pérez investiga a Fujimori por posible receptación de dinero de Odebrecht y también por posible lavado de activos por ingresos sospechosos a la campaña electoral de la hija de Alberto Fujimori, expresidente (1990-2000) preso por crímenes de lesa humanidad y corrupción.

Sin embargo, ha sido autorizado a preguntar al empresario también sobre el caso de García, en el interrogatorio fijado para el 9 de noviembre.

Recientemente, Pérez resolvió investigar a Keiko Fujimori y a su entorno político y familiar como un caso de crimen organizado, lo que está en suspenso por el rechazo de un juez a esa decisión.

La decisión motivó airadas reacciones de Fujimori y de su bancada.

Otro fiscal, José Castellano, dictaminó someter también a la ley contra la criminalidad oganizada la investigación a García y más de 30 exfuncionarios, empresarios y otros allegados al exmandatario neoliberal (1985-90 y 2006-11), por lo que este lo denunció ante el Ministerio Público por supuestas infracciones legales.

El exprimer ministro Pedro Cateriano, autor de un libro en el que sostiene que García cometió delitos de corrupción en su primer gobierno, sostuvo que la arremetida contra el fiscal demuestra que García está nervioso e hizo votos para que Castellano persista en la investigación y no retroceda.

García, quien vive en España, reapareció ayer en Lima en un acto de su Partido Aprista, en el que atacó con virulencia a sus acusadores y dijo estar seguro que su partido saldrá airoso de las nuevas denuncias de corrupción.

Se refirió así a las causas por corrupción de las que fue objeto tras su primer gobierno y de las que se libró por la prescripción de los delitos y al archivo de las investigaciones por corrupción tras su segunda administración, desenlaces que sus detractores atribuyen a influencias en el sistema judicial.

De otro lado, dos exfuncionarios del último gobierno de García, Jorge Cuba y Edwin Luyo, presos por haber recibido coimas de Odebrecht en cuentas en Andorra, están decididos a convertirse en 'colaboradores eficaces' de la justicia, según el semanario 'Hildebrandt en sus 13'.

Tal status les garantiza sanciones leves a condición de que digan todo lo que saben e identifiquen a involucrados de mayor nivel y el periódico se pregunta si lo que declaren alcanzaría a García.

Cuba fue viceministro de Comunicaciones de García y recibió de Odebrecht seis millones de dólares en una cuenta en Andorra, por el contrato para la construcción del primer tramo del Metro de Lima, mientras Luyo recibió un millón 230 mil dólares bajo la misma modalidad.

La publicación refiere que Luyo ha adelantado que el principal interesado en esa obra era García, cuyos críticos señalan como indicio en su contra que tenía una vieja relación con Odebrecht, lo que habría hecho imposible que no estuviera al tanto de las coimas.

Sin embargo, el congresista Muricio Mulder, del Partido Aprista, de García, dijo que el interrogatorio a Odebrecht no le preocupa porque seguramente el empresario no inculpará al exmandatario ni a ningún funcionario de confianza de su último gobierno.

Similar criterio manifestó respecto a Keiko Fujimori la parlamentaria Milagros Salazar, vocera de la bancada de Fuerza Popular.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play